Opinion · Otras miradas

Rebelión en las cloacas

Manuel Monereo

Politólogo

Manuel Monereo
Politólogo

El nuevo escándalo protagonizado por Jorge Fernández Díaz, todavía ministro de interior en funciones, pone en evidencia algo que ya se sabía y que he denunciado muchas veces: que “las cloacas” del Estado están funcionando a tope y que una parte de ellas están dirigidas por el propio gobierno. Lo nuevo no es esto. Lo más significativo es que estamos en una guerra entre las distintas cloacas del Estado, es decir, estamos en un proceso de descomposición de las instituciones y de una lucha muy dura por su hegemonía en ellas. Como he insistido muchas veces, la clave en un Estado capitalista como el nuestro es saber cómo mandan los que no se presentan a las elecciones.

He hablado de trama y de tramas. La crisis del régimen del 78 ha desencadenado una proliferación de tramas. En el centro de las mismas, grandes monopolios, una clase política cerrada y medios de comunicación proclives a ser actores de la vida política. Se puede decir que hay una trama en sentido general que se descompone en pequeñas tramas, muchas veces enfrentadas entre sí. Parecería que una parte significativa del poder económico querría ver fuera de la política a Mariano Rajoy y propiciar la implosión del PP.

Los que mandan y no se presentan a las elecciones se preparan para el día 27 e intentan influir en el día 26. El problema central de estas elecciones no es otro que la regeneración de la vida democrática. Esto significa que aquí y ahora, es necesario derrotar a la vieja clase política, limitar sustancialmente el poder de las grandes corporaciones y que llegue al gobierno del país una nueva clase dirigente comprometida con las mayorías sociales y dispuesta a construir un nuevo proyecto de país. Que las cloacas del Estado se enfrenten entre sí es la principal señal de que Unidos Podemos puede y debe gobernar este país.