Otras miradas

El 'scalextric' de la M-30, el penúltimo agravio de Almeida a Vallecas

Paco Pérez

Concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid

Nacho Murgui

Concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid

El conocido como 'Scalextric' de la M-30, en el Puente de Vallecas, en Madrid, en una imagen de archivo. -Alberto Ortega / Europa Press
El conocido como 'Scalextric' de la M-30, en el Puente de Vallecas, en Madrid, en una imagen de archivo. -Alberto Ortega / Europa Press

El Gobierno de Almeida acaba de anunciar que abandona el proyecto de demolición del último scalextric en la ciudad de Madrid, el del Puente de Vallecas sobre la M-30. El alcalde dice ahora que es inviable esta actuación, que no compensa derribar este mamotreto que separa a Vallecas del resto de la ciudad desde 1977. Pero sí se carga sin problema el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Madrid de marzo de 2021 que, a instancias de Más Madrid, aprobó iniciar los trabajos para su desaparición.

El anuncio de que 'Vallecas no compensa' lo hace el gobierno del PP a través de la prensa, sin tomarse la molestia de convocar a la mesa técnica del proyecto de Conecta Vallecas, integrada por todos los partidos con representación municipal y por la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM). Dada la contundencia de los argumentos de la concejala de Obras, que dijo que "no compensa para nada el desmontaje del scalextric de Puente de Vallecas", se entiende que no nos hayan explicado nada de nada. ¿Para qué?

Sin embargo, al alcalde sí parece que otras obras le compensan mucho más, al menos electoralmente. Cuando aparecieron unas grietas en el viaducto de Joaquín Costa, que afectaban a los distritos de Chamartín y Salamanca, el Gobierno municipal solo tardó cuatro meses en demoler esta infraestructura con un coste de 10,2 millones de euros. Entonces, el alcalde declaró que los vecinos podían tener la seguridad de que, igual que había cumplido en Joaquín Costa, "lo vamos a cumplir en Pedro Bosch".

Dicho y hecho, en marzo de este año comenzó el desmantelamiento del puente de Pedro Bosch en el distrito de Retiro, apenas a 200 metros del Puente de Vallecas. Aquí la factura ascenderá a 11,2 millones, más o menos lo mismo que las innecesarias obras de la Puerta del Sol. Tomen nota, estas actuaciones tienen prevista su finalización en marzo de 2023, es decir, dos meses antes de las elecciones.

Otro ejemplo más de lo que le compensa al alcalde Almeida: en septiembre de 2021 se inició el soterramiento de la M-30 a su paso por los terrenos del Vicente Calderón, en el distrito de Arganzuela. El presupuesto asciende a 46,4 millones de euros y la obra tiene una duración prevista de 20 meses. Al límite también de la campaña electoral.

En pleno frenesí, Almeida llegó a comprometerse a soterrar el tramo norte de la M-30 con un presupuesto de 3.000 millones, proyecto que, dada su desmesura, parece haber quedado aparcado de momento, no vaya a ser que alguien recuerde los 3.600 millones que costaron los túneles de la M-30 que arruinaron a Madrid. En Vallecas, Almeida ha dictaminado que es inviable el soterramiento, a pesar de que los últimos informes técnicos no afirman nada de esto, sino que apuntan a que con los aforos de tráfico actuales se podrían ganar 500 metros de superficie urbanizada. Incluso los técnicos municipales se mostraron dispuestos a sopesar nuestra alternativa para conseguir un parque urbano más amplio.

Eso sí, Almeida se defiende recordando sus inversiones en Vallecas y la construcción de edificios administrativos, muchos de ellos innecesarios debido a la disponibilidad de equipamientos públicos actualmente vacíos o de proyectos iniciados durante nuestro anterior mandato. La verdad es que el presupuesto de inversiones del Área de Obras para el distrito de Puente de Vallecas se ha reducido a la mitad: si comparamos la previsión de para 2023 con lo destinado en 2022 vemos que hay un descenso superior a los siete millones de euros.

La verdad es que el alcalde recuerda bastante a Pepe Isbert en Bienvenido Míster Marshall, ya saben: "Porque una explicación os debo, os la tengo que dar, porque os la debo y como os debo una explicación..."

Mientras en otras zonas de la ciudad el PP ejecuta proyectos muy costosos y complicados por la proximidad del río, la 'comitiva' de la inversión municipal pasa de largo por Vallecas. Es lamentable este olvido, hemos regresado a los tiempos de la famosa película de Isbert, en la que a los vallecanos nos toman por unos pobres ignorantes a los que se puede tomar el pelo constantemente. Almeida, basta de agravios a Vallecas y al sur de Madrid.