Papelera de reciclaje

De pacientes para Sanitas

De: Pacientes

Para: Sanitas

Asunto: Las cosas claras

Sus anuncios son muy bonitos, una publicidad sugerente, pero la mejor publicidad para conocer de verdad lo que es Sanitas la debe hacer Jesús Pérez, al que tenían ya en quirófano, con anestesia e intravenosa, listo para que le operaran de un ojo. Cuando Sanitas se dio cuenta de que le faltaba un recibo, un solo recibo por pagar (166 euros), lo levantaron de la mesa de operaciones y se tuvo que ir a casa, ciego y aturdido. Sanitas es así: no te opera y luego reclama la deuda, te saca a patadas del quirófano. Sin complejos y con espíritu empresarial.