En bicicleta por Pekín

El equipo chino, algo más que ping-pong

No lo conocemos, pero cuenta con algunos de los mejores deportistas del mundo. Es puntero en halterofilia, ping-pong, bádminton y salto de trampolín. Este año cuenta con la mayor participación de su historia (639 deportistas -España lleva 293-) y aspira a ser el número uno en el casillero olímpico. Así es el equipo chino y así llega a sus Juegos Olímpicos.

Evolución: debido a su conflictivo siglo XX, se considera que la primera participación del equipo chino en unos Juegos Olímpicos fue en Los Ángeles (lo hizo en 1932, 1936 y 1948, aunque en condiciones muy precarias). Desde 1984, el equipo chino ha ido mejorando poco a poco hasta situarse como el principal favorito en estas Olimpiadas. De los 15 oros en 1984 se pasó en Atenas a 32, sólo cuatro por detrás de Estados Unidos. En medallas totales el equipo chino ha pasado de 32 en Los Ángeles a 63 en Atenas, todavía por detrás de los rusos (92) y muy lejos de Estados Unidos (102).

evolucion-equipo-olimpico-chino.jpg

China mejorará con toda seguridad su resultado durante estos Juegos. Aunque la presión será mayor para sus deportistas, el efecto de jugar en casa puede disparar su medallero. El equipo español, por ejemplo, pasó de cuatro medallas en Seúl 1988 a 22 en Barcelona (su mejor marca desde entonces). Es de esperar que el equipo chino obtenga el mayor número de medallas de oro y, si me tengo que arriesgar, yo apuesto a que también serán los primeros en medallas totales.

Estatal: aunque todos los equipos, de una forma o de otra, cuentan con el apoyo de sus gobiernos, en el caso chino la implicación es total. Según un artículo publicado en 2004 por el Asia Times Online, "todos los deportistas chinos de alto nivel forman parte del Partido Comunista Chino". Los deportistas son entrenados y pagados por el Gobierno, muchos de ellos desde que siendo niños entran en las escuelas deportivas. El deporte es política de estado y esta es una de las razones del éxito del equipo chino: se invierte en formación y los deportistas cuentan con todos los medios.

Feminista: el equipo chino obtiene más de la mitad de sus medallas en las pruebas femeninas (en Atenas 38 de 63). En muchos países hay menos posibilidades para ellas. En China una de sus estrategias más exitosas pasa por dar las mismas oportunidades a los dos sexos. Hace menos de un mes, en The Wall Street Journal, lo explicaban así: "El secreto del equipo chino para llegar a lo más alto del medallero está en los dos cromosomas X".

medallas-de-oro-atlanta-2004.jpg

Patriótico: en China el deporte es mucho más que un juego. Rafael Poch, el corresponsal de La Vanguardia en Pekín, hablaba en un artículo excelente de las competiciones deportivas como "un campo de batalla en tiempos de paz" y de sus deportistas como "soldados de la patria". Puede ser un poco exagerado, pero en un país donde amar a tu país (爱国 aiguo) se aprende en la escuela, los deportistas chinos son considerados héroes nacionales. Sus actuaciones son vistas como muestra del éxito del país y, en estos juegos celebrados en Pekín, sus medallas servirán para mostrar la grandeza de la nueva China.

Sus deportes: el equipo chino ha sido tradicionalmente muy fuerte en ping-pong, bádminton, salto de trampolín, tiro y halterofilia. De las 32 medallas de oro en Atenas, 21 provinieron de estas disciplinas. En ping-pong, por ejemplo, China cuenta con los tres mejores jugadores del mundo (Wang Hao, Ma Lin y Wang Li Qin). En halterofilia y tiro muchos campeones olímpicos y mundiales chinos no podrán participar en los Juegos porque no hay sitio para todos.

A estos deportes hay que añadir otros en los que los chinos han destacado en los últimos años, como gimnasia (con Li Xiaopeng y Cheng Fei a la cabeza, ambos campeones del mundo), voleibol (oro femenino en 2004), Esgrima (tres platas en Atenas), natación sincronizada (cuartas del mundo) o remo.

Proyecto 119: después de las Olimpiadas de 2000 en Sydney, China lanzó su Proyecto 119, un programa destinado a lograr el mayor número posible de medallas de oro. La idea era apostar por las competiciones donde China era más floja (atletismo, natación y deportes acuáticos) que además suponían un tercio del total de medallas (119 en 2004, 122 en estos Juegos).

Pero fue complicado vencer a los occidentales en sus deportes tradicionales. En Atenas, China consiguió una medalla en atletismo (la de oro de la estrella Liu Xiang en 110 metros valla) frente a las 31 de EE.UU. En natación las cosas no fueron mucho mejores.

Sin embargo, en otros deportes los resultados han sido espectaculares. Tal vez el mejor ejemplo sea el de remo, una buena muestra de la capacidad china para crear deportistas de élite de la nada. Contrataron un entrenador ruso de gran experiencia (Igor Grinko, que gana más dinero que cuando estaba en el equipo estadounidense) e invirtieron millones de euros en instalaciones y deportistas. El resultado es que desde 2006, China, que nunca había destacado por su habilidad en remo, ha ganado 18 medallas de oro en campeonatos mundiales. Unos 1.200 remeros entrenan hoy bajo el paraguas del Gobierno. China tiene ahora muchas opciones de conquistar varias de las 14 medallas olímpicas de remo.

Sus estrellas: por encima de todos, casi como un Dios, está el bueno de Yao Ming (姚明), el jugador de los Houston Rockets, que con sus 2.26 metros de altura es el hombre más alto de la NBA. Cada una de sus apariciones públicas es esperada con impaciencia y la cama en la que dormirá durante las Olimpiadas será subastada. Su rostro se encuentra ahora por todas las calles de Pekín, promocionando los Juegos Olímpicos y protagonizando anuncios. Es sin duda alguna el rostro del equipo chino.

Anuncio de Coca-Cola en el que el chino Yao Ming se enfrenta al estadounidense LeBronce James.

Un escalón más abajo, aunque casi igual de presente en campañas de publicidad, Liu Xiang (刘翔) medalla de oro en Atenas en los 110 metros vallas. Fue el primer asiático en conseguir una medalla de oro en atletismo y eso le ha convertido en el símbolo de la potencia asiática. Su actuación durante estos Juegos es de las más esperadas en China.

Liu Xiang en un anuncio de Nike dirigido por el director brasileño Fernando Meirelles.

Cerrando el podio de deportistas chinos, Guo Jingjing (郭晶晶), la reina del salto de trampolín (en inglés la llaman Diva Diving). Ha conseguido ocho medallas de oro en campeonatos mundiales, dos oros en Atenas y dos platas en Sydney. Es casi tan conocida por sus éxitos deportivos como por sus apariciones en anuncios, programas de televisión y prensa rosa.

Guo Jingjing en una entrevista con la CCN.