En bicicleta por Pekín

China, el imperio del ping-pong

anuncio-ping-pong.jpgLa primera vez que me di cuenta de la importancia del ping-pong en este país fue en la Universidad, a la hora de hacer la matrícula. En uno de los despachos de la Facultad, con ordenadores de pantalla plana de última generación, los papeles nos esperaban en una mesa de ping-pong. Junto a ella estaba la típica estampa de oficina: papeles, archivos, impresora, grapadora… La única diferencia era que había que echar la firma sobre la mesa de ping-pong (enorme, hay que reconocer que son muy prácticas).

China ha demostrado una vez más que el ping-pong es su deporte. Ha conseguido los cuatro oros que estaban en juego y un total de 8 medallas. En categoría individual, tanto masculina como femenina, se ha llevado oro, plata y bronce. En los últimos años se habían aprobado nuevas reglas (no poder ocultar la pelota en el servicio, hacer los sets a 11 en vez de a 21 puntos...) que algunos consideraban podían perjudicar a los chinos. Parece que han servido para poco.

El tenis de mesa fue motivo de atención mundial durante la década de los 70, cuando Estados Unidos y China utilizaron el ping-pong para mejorar sus relaciones bilaterales. Décadas después, el tenis de mesa sigue formando parte de la política china, sobre todo gracias al presidente chino, Hu Jintao, que se declara amante de este deporte. En una reunión con periodistas extranjeros antes de los Juegos, Hu reconoció que lo que más le gustaría sería participar con el equipo de ping-pong. "Pero me gustaría decirles que como el equipo de tenis de mesa ya está al completo, parece que mi deseo no podrá ser finalmente concedido", dijo en tono de humor. Hu Jintao, que ha reiterado muchas veces que no se debería mezclar política con deporte, ha hecho en más de una ocasión gala de su destreza con la pala (el vídeo es de una de sus visitas a Japón).

Huiwen, estudiante de inglés en la Universidad de Pekín (donde se han celebrado las competiciones de ping-pong), me decía que el tenis de mesa es muy popular en China por las características físicas que se requieren. Hay que ser rápido y tener buenos reflejos. No hace falta ser muy alto ni corpulento. No hay contacto físico con el rival. Además de esto, es un deporte barato y fácil de practicar en cualquier sitio. Los parques de china están llenos de mesas de ping-pong donde juegan niños de cinco años y ancianos de 70.

Como curiosidades, hay una página web donde se recogen fotografías o imágenes donde aparecen todo tipo de personalidades jugando al ping-pong. Entre ellas están varios de los últimos líderes chinos, como Jiang Zemin, Zhou Enlai o Mao Zedong. Me ha gustado especialmente esta última, en la que se ve como Zhou Enlai (ministro de exteriores en la época) juega al ping-pong contra Richard Nixon (presidente de EE.UU. en aquel entonces y principal impulsor de las relaciones con China en los 70) mientras Chiang Kai-shek, presidente de Taiwán, no rasca bola.

chou_chiang_nixon.jpg

Más links interesantes:

- Chinochano: Peloticas
- Forrest Gump también jugó al ping-pong
- Jan-Ove Waldner, un sueco súper admirado en China por su habilidad para jugar al ping-pong. Los chinos le conocen como Lao Wa (老瓦).