En bicicleta por Pekín

Pekín azul, todo listo

Ayer sábado fue uno de esos días con los que la Organización de los Juegos sueña para el 8 de agosto, día de la ceremonia de inauguración: el tráfico era moderado, el clima agradable y el cielo estaba pintado de azul. Desde mi casa normalmente se suele ver Pekín escondido entre la niebla y la contaminación. Ayer el paisaje era casi idílico:

dsc08904.JPG

Daban ganas de coger la bicicleta y de salir a la calle a pedalear como un loco. Hasta la zona cerca de mi casa, casi siempre llena de coches y anodina, tenía ayer cierto encanto (sobre todo gracias al nuevo y espectacular edificio de la CCTV).

La Plaza de Tiananmen también tenía ayer un decorado diferente. Había más flores, lemas olímpicos y árboles. Estaba el logo en el centro de la plaza. Había más policía de lo normal y la plaza estaba cortada al público. Todo parecía a punto de caramelo para que ayer mismo empezaran los Juegos, como si se pudiera sentir la tensión en la cara de los voluntarios olímpicos.

Todo este ambiente en realidad tenía una explicación: ayer se hizo el segundo ensayo de la ceremonia de inauguración del 8 de agosto. Desde las seis de la tarde, en el Estadio Nacional (conocido como el Nido) se llevó a cabo el espectáculo que pretende asombrar al mundo el próximo viernes. Toda la ciudad participó ayer de esta prueba.

En algunas avenidas me encontré con varios artilugios para lanzar fuegos artificiales. Se trataba de parte del ensayo. Una voluntaria me explicó que durante la ceremonia de inauguración (imagino que al final del todo) habrá fuegos artificiales no sólo en el Nido, sino también en otras partes de la ciudad. Junto con la pólvora, los fuegos artificiales fueron inventados por los chinos, para quienes todavía forman parte importante de su cultura (por ejemplo, durante la celebración del Festival de Primavera o Año Nuevo). La ceremonia de inauguración promete estar llena de luces y colores.

Dos voluntarias me explicaron que habrá fuegos artificiales desde el Nido hasta la Plaza de Tiananmen, pasando por la Torre de la Campana y el Tambor. Se trata de uno de los ejes más evidentes de la ciudad, norte-sur, en el que se conecta el pasado de la Ciudad Prohibida con el nuevo e impresionante Estadio Nacional (varias kilómetros al norte). Un carril de fuegos artificiales lleno de simbolismo.

fuegos-artificiales-inauguracion1.jpg

Y mientras la ciudad se preparaba para el 8 de agosto, la gente estaba en la calle disfrutando del día. En Houhai, un lago en el centro de Pekín muy animado por la noche, no cabía un alma. Así estaba su entrada principal, donde la música y el baile, como en otras plazas de la ciudad, ya casi celebraban el comienzo de los Juegos:

Si quieres ver algunas fotos más puedes pasarte por mi cuenta de Flickr.
Para los vídeos, puedes visitar por mi canal en Youtube.