En bicicleta por Pekín

El último día

Antes del punto y final de esta noche, he estado por la mañana viendo mi último partido de las Olimpiadas. No ha sido nada especial, sólo un par de partidos de balonmano, pero ya estoy un poco melancólico.

A la entrada del gimnasio, una periodista de Reuters me ha preguntado por el ambiente del último día, sobre cuáles eran mis sensaciones este 24 de agosto. Le he dicho que estaba triste. Desde que llegué a Pekín hace casi un año, he visto como la ciudad abría nuevas líneas de metro, muchos de mis amigos se apuntaban a voluntarios y las entradas se ponían poco a poco a la venta. Ha habido mucha ilusión, mucho esfuerzo y muchos sueños en esta cita de dos semanas. Pekín ha vivido inmersa en la sensación de que algo grande pasaba en agosto, siempre con los Juegos en el horizonte. ¿Qué haremos después de todo esto? A tan sólo unas horas para la Ceremonia de Clausura, a mí da un poquito de pena que todo esto vaya a acabarse tan pronto.