En bicicleta por Pekín

798 / 2008

El 798, el conjunto de galerías de arte más importante de Pekín, no ha dejado la oportunidad de retratar uno de los acontecimientos más trascendentes de la historia reciente de China, las Olimpiadas de 2008. Casi a las afueras de la capital, en el distrito de Dashanzi, el 798 es probablemente el lugar más vibrante del ya de por sí efervescente arte chino. Decenas de galerías de todos los tipos se juntan para mostrar el arte más vanguardista que se cuece en este país.

798a.jpg

El Doctor T.F. Chen, un hombre con un pie en China y otro en Estados Unidos, artista polifacético e implicado en el diálogo entre diferentes culturas, decía "que en nuestra época de ordenadores y comunicación, no sólo se necesita tener hardware y software, sino también SOULware ("soul" significa "alma" en inglés). Esa es precisamente la función del 798, donde hay exposiciones sobre el nuevo consumismo chino, la generación del hijo único o los dramas de los trabajadores en las fábricas del sur del país. Li Chen, estudiante de español en la Universidad de Pekín (que ya apareció por este blog), me comentaba que ahora mismo a China le faltaba una ideología, una especie de idea que una y cohesione a todo el país. El 798 aspira a todo eso.

Y los Juegos Olímpicos han sido un tema recurrente. El propio Chen ha realizado una exposición titulada Las Olimpiadas y el Arte por la Humanidad, donde varios lienzos mezclan motivos chinos y occidentales relacionados con los Juegos Olímpicos. No es un caso aislado. Desde 2001, Liu Guosong ha impulsado un proyecto en el que más de 1.000 artistas han creado cerca de 10.000 obras, la mayoría girando en torno al concepto "Un mundo, un sueño".

chen-exposicion.jpg

Xu Yong, un fotógrafo que alcanzó fama por sus fotografías del viejo Pekín, tiene otra exposición con Shi Guorui (también fotógrafo) en la que aparece el famoso Nido de Pájaro, que muchos ya han convertido en símbolo artístico. Pan Dehai ha colocado a sus famosos muñecotes frente al Estadio Nacional ejerciendo todos los deportes olímpicos. Y Tian Yonghua, también fotógrafo, situó a miles de patriotas con banderas rojas, casi como un ejército, frente al ya famoso estadio olímpico. El Nido se ha convertido en un filón para los artistas.

shiguoruibirdsneststadium900-copia.jpg

battle1.jpg

tian-yonghua-copia.jpg

Junto a este fenómeno artístico, en el 798, que en los últimos años se ha llenado de cafés y restaurantes de moda, algunas empresas han intentado aprovecharse del ambiente cool durante los Juegos Olímpicos. Es el caso de AOC, una empresa especialista en tecnología y pantallas, que ha llenado una galería con cientos de pantallas modernas donde poder ver los partidos de los Juegos Olímpicos. O el de Nike, un local de dos plantas, enorme, donde se cuentan las bondades y la aportación al arte de la firma deportiva. Nike ha puesto a disposición del público una pantalla de unos cuatro metros de altura, iPods para seguir el recorrido por el edificio y algunos de sus playeros más emblemáticos. A escasos metros, una galería coreana expone su última obra de arte:

fake.jpg

 

También algunos países han aprovechado el tirón del 798 para potenciar la imagen de su país. Entre ellos están las autoridades suizas, que situaron aquí La Casa de Suiza (4.000 metros cuadrados, unos 120.000 visitantes durante las Olimpiadas) para poder dar a conocer algunas de sus costumbres, potenciar la imagen del país en China y hacer negocios. Pero hoy es 27 de agosto y de las Olimpiadas sólo queda la resaca. Frente al imponente local, los obreros desmontan mesas y limpian el interior. Los Juegos han terminado, el arte continúa.