En bicicleta por Pekín

Hasta pronto

Es el momento de parar a repostar. Los Juegos han terminado; con ellos este blog anuncia su despedida. Durante este mes hemos hablado de la excepcional ceremonia de inauguración, visitado el viejo Pekín, escuchado música rock y asistido a las Olimpiadas en el parque. Hemos visto la transformación de la capital china, paseado por las calles de Tianjin y comentado la polémica foto del equipo español de baloncesto.

Al menos para mí, ha sido un trabajo fascinante. He disfrutado con todos y cada uno de los artículos. Haber podido vivir estos Juegos será una de esas cosas que algún día contaré con orgullo a mis nietos. Da pena que todo esto se haya terminado.

Espero que este blog haya servido para acercar un poquito Pekín y China a España, para despertar el interés por este país todavía tan desconocido. China seguirá estando cada vez más presente en nuestras vidas. Los Juegos Olímpicos han servido para situarla en el centro del mundo durante dos semanas, pero no será la última vez. Esto no acaba más que de empezar.

Muchas gracias a todos los que habéis pasado por este blog, a los que habéis escrito comentarios y a los que lo habéis leído en silencio. He sentido que estaba escribiendo para lectores de lujo. Habéis enriquecido el blog con vuestras ideas y aportaciones. Durante todo el camino habéis estado en el sillín dando ánimos.

Muchas gracias a Público, que me dio esta oportunidad y que me ha tratado genial desde el primer día, apoyándome y dándome total libertad. Ellos son los impulsores de este blog, al que ya le he cogido tanto cariño. Si deciden seguir apostando por esta bicicleta, yo siempre estaré dispuesto a dar pedales.

Hasta pronto.