En bicicleta por Pekín

Tianjin, los Juegos han comenzado

Estaba tan lleno de espíritu olímpico en mi casa de Pekín, que no pude esperar más. Aunque la ceremonia de inauguración será mañana viernes, las competiciones de fútbol ya han comenzado en varias ciudades de China, entre ellas Tianjin.

tianjin.jpg

A mi llegada a esta ciudad a 115 kilómetros de China, Tianjin vivía sus primeros partidos de fútbol femenino. China jugaba contra Suecia. En el hotel, el partido se podía seguir por la televisión, aunque nadie parecía prestarle mucha atención.

El taxista que me llevó hasta los alrededores del estadio parecía mucho más interesado. Sabía el resultado (1-1) y lo estaba siguiendo por la radio. En China el fútbol se ha convertido en un deporte bastante popular y cada vez son más los que ponen la esperanza en el equipo nacional. Como pasa en muchos otros deportes en China, las chicas lideran el camino. "Los hombres no, los hombres no valen para nada", me comenta el taxista justo cuando China marca un gol. Aunque las mujeres tampoco están entre las mejores del mundo, sueñan con conseguir una medalla durante estos juegos.

Finalmente, 2-1 para China. En torno al estadio, la gente mostraba su alegría (no excesiva, aquello tampoco era una fiesta) mientras volvía a casa. En la ciudad no se ven casi voluntarios olímpicos, aunque en torno al estadio había miles y miles. No había excesivas banderas de China ni fervor patrio, tan sólo corazones con la bandera de China en las mejillas de los espectadores.

El estadio donde se juegan los partidos estaba espectacular por la noche:

estadio-1.jpg

estadio-2.jpg

Ya que estaba en Tianjin, y aunque no lo tenía planeado, comencé a preguntar si todavía quedaban entradas para los partidos de mañana. Nadie lo tenía muy claro, así que seguí dando vueltas por el estadio hasta que llegué a las taquillas. Cuando llegué allí las oficinas estaban cerradas, aunque había unas diez personas que charlaban animadamente. Algunos habían visto el partido. Otros eran taxistas. Uno de ellos me comentó que mañana volvía para Pekín y no podía disfrutar de su entrada. No me lo pensé dos veces y le di los 150 yuanes (15 euros). Hoy tengo mi primera cita olímpica: el fútbol en Tianjin.