Noche mágica

He pasado la noche de la inauguración olímpica en la calle. Primero, en torno a la Plaza de Tiananmen. Un poco más tarde, «frente» al Estadio Nacional. Y ya al final en el Parque de la Tierra, donde había instaladas dos pantallas gigantes para seguir la ceremonia de inauguración. Este es el retrato de esta noche callejera, informal, olímpica, mágica, llena de emoción: