En bicicleta por Pekín

El circo olímpico

Reventas, aficionados, músicos, curiosos, vendedores ambulantes, policías, turistas... todos se juntan estos días para formar un circo improvisado en torno a las competiciones olímpicas. La mayoría de ellos no tiene entradas y no podrá participar directamente de la fiesta, pero forman un grupo de lo más interesante que le da color a la ciudad.

Entre los más numerosos están los turistas que acuden a ver las instalaciones. Después de la Plaza de Tiananmen, visita obligatoria, muchos se dirigen directamente a ver El Nido de Pájaro y el Cubo de Agua, dos de los nuevos iconos de la capital china. La mayoría es gente de otras provincias del país que está visitando la ciudad o ha venido para ver alguna competición. En torno al Estadio Nacional hay todos los días cientos de aficionados que luchan por obtener la mejor instantánea.

madrenina.jpg

Otro grupo importante son los vendedores ambulantes. Los hay que venden bebida, aunque la mayoría se ocupan de cualquier cosa que tenga que ver con las Olimpiadas: banderas de todos los países, pins, tatuajes, mascotas en todas sus versiones, la llama olímpica, los aros de los Juegos...

vendedor.jpg

articulos-varios.jpg

senora.jpg

Entre todos ellos me llamó especialmente la atención un hombre que quería vender un árbol. Estaba hecho por él mismo y aseguraba que "si lo comprabas te forrabas". En las hojas del árbol se pueden ver réplicas de las antiguas monedas chinas.

arbol-riqueza.jpg

De toda la variedad de accesorios sobre los Juegos, el componente local está arrasando. El 95% de este circo olímpico está compuesto por chinos, así que todo lo que tenga que ver con su país se vende como la seda. Hay muchas banderas de China (de todos los tamaños), pegatinas (para la mochila, el móvil, la ropa, la cara…), cintas con el clásico "¡Vamos China!" (中国加油), corazones, camisetas de I love China... Es bastante normal pasear por la ciudad y ver a gente con tatuajes con la bandera de China en el brazo o pegatinas con corazones rojos en la cara.

toda-china.jpg

bebe.jpg

pareja-olimpica.jpg

Otro grupo importante, no tan discreto como uno pudiera pensar, son los reventas (de todo tipo). Van directamente a por el extranjero y no tienen muchos reparos en mostrar las entradas. Hoy me he encontrado con un alemán que se paseaba por la zona dejando bien claro que necesitaba billetes. No es un caso aislado.

i-need-tickets.jpg

En un breve paseo por la zona, me ofrecieron entradas para el baloncesto por 200 yuanes (precio original 100) y para las semifinales de fútbol por 500 (precio original 200). La verdad es que es un grupo muy pintoresco porque se mezclan extranjeros con chinos, compradores con vendedores, compradores que luego intentar volver a vender los billetes...

El deporte está en los estadios, pero el circo (en el buen sentido) está fuera.

[Continuará...]