Persona, animal o cosa

JAVIER GUERRA- ¿Travesti furtivo u homosexual encubierto?

dia-da-muller-blog.jpg

Marta Nebot

El Conselleiro gallego de economía decidió celebrar el día internacional de la mujer disfrazándose de asistenta con una falda hawaiana, escoba y plancha, realizadas con un material ad hoc: globos. Ya que hay quien piensa que toda su persona tambie´n luci´a un buen globo o que quizá, como Obélix, es que se cayó en la marmita de pequeño. Pero esto último son sólo rumores. Lo que es un hecho es que este hombre y la mujer que le acompañó en el happening en cuestión (Beatriz Mato, Conselleira de trabajo), forman parte del gobierno de Núñez Feijoo que ha suprimido el Servicio Gallego de Igualdad.  

Como demócrata reconozco que están en su derecho aunque la situación de la mujer rural en esta comunidad se merezca algo más. Siempre me han llamado mucho la atención la gran cantidad de ancianas gallegas que cada verano, a  40 º a la sombra, siguen vistiendo de riguroso negro con medias tupidas y todo, en un país en el que parece que el silicio ha quedado sólo para los del Opus. Es cierto que también las del burka pasan calor y no les obligamos a quitárselo. Que conste que no sugiero obligar a nadie a nada, sólo afirmo que hay costumbres que denotan que las mujeres no están liberadas precisamente.  

Ese día se publicaron cifras no como para hacer fiesta de disfraces. Por ejemplo, en España, las mujeres ganamos un 25% menos y Galicia es la sexta comunidad en la que más denuncias por maltrato se presentaron en 2009. De los datos mundiales ni comento porque tampoco propongo que ese día hagamos funerales. Además resulta que cada 8 de marzo se recuerda también la muerte de 140 jóvenes obreras calcinadas, en plena protesta por sus malas condiciones laborales, en una fábrica neoyorquina en 1908.  

Así que, como no quiero creer que el asunto fuera fruto de un estado perturbado de la consciencia o de una desinformación tremenda, sólo se me ocurre que fuera un episodio de travestismo o una salida del armario encubierta y les animo a que no lo hagan tan equívocamente. Que si en su partido dejan de quererles por sus tendencias, seguro que les hacen un hueco en la izquierda. Y, si me equivoco con mi teoría, perdónenme pero comprendan que es plausible, como yo entiendo que lo que he escrito les escueza.