Persona, animal o cosa

JUAN JOSÉ CORTÉS - ¿Un padre soñando?

jj-cortes-blog.jpg

Marta Nebot

Ayer, el Día del Padre y hoy el del Sueño. Con las dos efemérides en la cabeza, me encuentro con la noticia de que Juan José Cortés, el padre de Mari Luz (la niña que fue asesinada por un pederasta, que debía estar en la cárcel en el momento en el que la mató), va a ser asesor del Partido Popular. Este hombre, que hace dos años conquistó a la opinión pública con su cordura y serenidad ante lo ocurrido, abandonó hace una semana las filas del PSOE y coqueteó con UpyD, antes de decidirse por el PP.  

La lucha de Cortés, que se autodefinía como ciudadano y nunca como político, consiguió mucho: 2,36 millones de firmas y  que el gobierno le escuchara y se enfrentara al poderoso poder judicial que, ante la precariedad en la que trabajaba, se negaba a asumir toda la responsabilidad. El asunto desembocó, tras una huelga de jueces, en la informatización del sistema que, incomprensiblemente era del siglo pasado. Además, se aprobó la creación de un registro de pederastas, el endurecimiento de sus penas y un seguimiento específico de posibles reincidencias.  

Con estos logros, el "Padre Coraje" o también llamado "Padre Espectáculo" anunció que su compromiso con la sociedad había terminado y que se retiraba de la vida pública para rehacer la suya. Aquel gesto hizo que le admiráramos aún más y por eso su vuelta defrauda. Por eso y porque los mismos que ahora se retratan con él tampoco aprobaron cuando podían su soñada cadena perpetua, ni la informatización (ya en marcha) que habría impedido su tragedia. La justicia parece una de esas banderas que se hondean en campaña electoral y que se parchean al gobernar porque entonces hay que priorizar. Lo que pretende Juan José, según los expertos, requiere cambiar
la Constitución y eso no es muy del PP.  En mi opinión ha sido un gran padre para su hija y para los que, como él en este país, se han sentido huérfanos de justicia pero su batalla ha dejado de parecerme desinteresada. Dice que no se siente utilizado pero que con él van más de 2 millones de ciudadanos y se autoproclama parte del supuesto futuro gobierno popular. ¿Y no será que al volver a su vida se dio cuenta de que la notoriedad mitigaba su dolor y ha vuelto para anestesiarse?