Persona, animal o cosa

BIQUINI CON RELLENO PARA NIÑAS - ¿Aberración o sólo un paso más?

ninas-mujer-ok-blog.jpg          

Marta Nebot  

A Blancanieves y a Cenicienta, los dos primeros cuentos infantiles que me han venido a la cabeza, les salvan sendos apuestos príncipes y a ambas les hace la puñeta otra mujer, bruja para más inri, que quiere ser la más bella. Sabina canta con nostalgia que "las niñas ya no quieren ser princesas" y, aunque me alegro de que así sea para que dejen de esperar que venga un príncipe que solucione sus problemas, tampoco me parece bien que ahora lo que quieran es ser brujas porque cada vez son más listas y deducen que lo mejor del pastel es para la que más pretendientes tenga. En Inglaterra, esta semana, una cadena de ropa barata ha tenido que retirar del mercado con disculpas unos biquinis con relleno para niñas a partir de siete años. Lo curioso no es que alguien haya pensado que este producto sería buen negocio, ya que la mayoría de las niñas llevan biquinis con parte de arriba mucho antes. Para mí lo preocupante es que las niñas quieren aparentar tener pechos cuando no los tienen. No soy hippy ni antisostén pero sostengo que llevar una prenda que aprieta para nada no tiene sentido. Yo lo retrasé hasta que mi madre me obligó porque estaba en contra del topless infantil. Así que creo que muchas no se lo ponen para ellas si no porque creen que con pechos consiguen más cosas. Aido, ha propuesto que no se perpetúen iconos que no ayudan a educar en igualdad y casi se la comen. El ministerio ha tenido que desmentir que la ministra quiera acabar con los cuentos infantiles. He leído hasta alusiones a "la estupidez de la ministra" porque esto ya se hace en Estados Unidos desde hace décadas, cuando eso lo único que demuestra es lo retrasados que estamos. Yo también tengo mucho cariño a mis recuerdos de infancia pero si mis hijos me preguntan sobre qué pasó con Blancanieves después del beso, les pienso decir que se puso a trabajar, mientras se iban conociendo, y sobre lo de que fueron felices y comieron perdices les diré que en general sí pero que también comieron otras cosas que no les gustaban tanto. Porque quiero que mis hijos sueñen como los que más pero no que se pasen la vida persiguiendo quimeras sólo porque vienen en un clásico que recordamos con nostalgia.