Persona, animal o cosa

LUCHA EN EL BARRO DE POLÍTICAS-Acabar con un simbolo.

boxeo-mikel-jaso-blog.jpg 

Marta Nebot

 Esta semana, nuevo episodio de "Todos contra Aído". Esta vez no es que un medio de comunicación le haya puesto palabras en la boca, ni que se haya inventado su asistencia a un acto en donde le abuchearan, ni que haya husmeado en su vida privada buscando pecados, ni que algún opinador le haya insultado sin más. Lo de esta ocasión transgrede las fronteras de la infamia…  

El miércoles Aído compareció ante
la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados para hacer balance de los dos años de su ministerio y aquello pareció una lucha en el barro, por muy dialéctica que fuera. La primera en revolcarse fue Sandra Moneo, Portavoz Popular en esta comisión. Como dando una exclusiva, le acusó de destinar 12 millones de euros a reformar la nueva sede del Instituto de
la Mujer, dinero con el que "se podría haber dado el cheque-bebé a 4800 madres de este país" a quienes "el Gobierno se lo ha quitado". ¡Viva la demagogia! El cheque-bebé para el PP era electoralista y, sin embargo, ahora es el pan de nuestros hijos. La ministra se defendió alegando: "Ojalá tuviéramos esos 12 millones, que no irían para eso porque los objetivos prioritarios son otros." Se olvidaba Moneo, en su afán por dar espectáculo, de que al único al que compete la gestión de los inmuebles públicos es al Ministerio de Economía y a su Dirección General de Patrimonio del Estado y, también, de que el Ministerio de Igualdad es transversal o, lo que es lo mismo, que apenas tiene presupuesto. Cuando se creó, recuerdo bien que aquello fue un argumento que lanzar al mentón de su máxima responsable.  Ahora se les olvida porque es lo que tiene el cuadrilátero de la política: con los golpes, ya sean del contrario o de timón, muchas cosas se desmemorian. Cospedal, para no ser menos, declaró al día siguiente que lo que hace Igualdad le parece "insuficiente" porque este año ya han muerto 32 mujeres por violencia de género y por "las muchas maltratadas que no trascienden". Se olvida, Cospedal, de que la cifra del año pasado es la menos mala de la historia y, además, si es insuficiente ¿porqué es un ministerio que cargarse?, como le dijo a Luis del Olmo. Cuando él le repreguntó que cuánto ahorrarían con eso, contestó concretando:  "Mucho, seguro".
Así que creo que la cruzada no es contra Aído sino contra lo que simboliza: el reconocimiento de que el machismo persiste y de que es algo contra lo que luchar activamente.