Persona, animal o cosa

AGÓSTATE CONMIGO - ¡Viva el nudismo!

Marta Nebot

¿A que se deduce qué significa actuar con agostidad aunque falte un siglo para que la RAE reconozca este palabro? Y es que, digan lo que digan los diccionarios, en agosto España se para y los medios de comunicación se quedan en mínimos y, tanto los que se van como los que nos quedamos, estamos más preocupados por  sobrevivir al calor que por cualquier otra cosa. En consecuencia, según yo, nos agostamos, es decir, nos amodorramos inmunizándonos contra la indignación crispada y convirtiéndonos en todavía más escépticos y cínicos de lo que somos el resto del año, mecidos por la calma chicha que da la presunta distancia espacial y/o temporal.

En fin, escrito esto, declaro que me voy a agostar en este rincón del periódico cada viernes y, ya que me pongo, invito al que quiera a que se agoste conmigo. Y, además, como el juego de palabras da lugar a equívoco picante, seguro que hay quién me lee sin tenerlo previsto.

Como primer ejemplo de agostamiento comentaré esta noticia: "Los escáneres corporales aterrizarán en España antes de 2011".

José Blanco, ministro de Fomento, ha anunciado además que se va a realizar una experiencia piloto, en algún aeropuerto nacional -sorpresa- para ver cómo funcionan y responden los pasajeros ante esta medida. Eso sí, las pruebas serán, "por supuesto", con carácter opcional para los pasajeros. O sea, que el señor guardia vendrá y nos preguntará: ¿le importa a usted que le vea en pelotas o prefiere que sólo le meta mano? Los cacheos son un magreo legal pero magreo al fin y al cabo ¿no?

Lo más sorprendente de todo es que dice el señor ministro que esto se pone en práctica porque un informe de la Comisión Europea ha concluido que estos sistemas de seguridad no son lesivos ni para la salud ni para los derechos fundamentales de los ciudadanos.  ¿Qué les pasa a los europeos? ¿Acaso es que allí no se masturbaban con el Canal + codificado? ¿O es que la idea es contratar guardias que se hayan sometido a una castración química?

Menos mal que estamos en agosto y que a estas alturas de mi embarazo –de ocho meses- que me vean en pelotas me importa muy poco.