Persona, animal o cosa

5D - Todo es relativo.

Berto Romero

Corre una anécdota deliciosa sobre el encuentro entre Albert Einstein y el actor Fernando Lamas, padre de Lorenzo "rey de las camas" Lamas. Al parecer, andaba Einstein visitando los estudios de la Columbia cuando coincidió en una fiesta con dicho actor, que tenía fama de ser un tipo simple. Estuvieron charlando un buen rato y, cuando se separaron, los amigos de Lamas le interrogaron sobre el tema de su conversación con Einstein, de la que no daban crédito. Les contestó que aquel señor (no lo reconoció) le había dicho que debía ser agradable su trabajo, rodeado de gente tan guapa e inteligente. ¿Y tú qué le has contestado, Fernando? –preguntaron-. Le respondí que todo es relativo, dijo el actor.

Actualmente, la física, por lo que he oído por ahí, se afana en encontrar más dimensiones de las hasta ahora conocidas. Se trata de una búsqueda a nivel teórico relacionada con la necesidad de explicar sucesos la mar de raros que se dan a nivel subatómico. O algo así, no lo tengo claro. Lo escuché un día en "Redes" y aún me silban los oídos. Sin embargo, este verano vi anunciado en Dubrovnik un revolucionario audiovisual sobre la historia de la ciudad en 5D. Fui a la taquillera y le pregunté cuáles eran esas 2 dimensiones que yo aún no conocía (y tampoco la física actual). Me contestó, entre risillas, que una era que las butacas se movían, y la otra que te soplaban un viento en la cara.

Pensándolo bien, yo de chico ya veía películas en 5D en el cine del pueblo. A saber, las 2D de toda la vida, más 1D por el movimiento en la butaca provocado por las parejas que se hacían trabajos manuales, 1D más del sabor de los bocadillos que comía a escondidas y 1D más en forma de los escupitajos que nos echaban los gamberros desde la platea.

Ya que sale el tema. Directivos de la industria cinematográfica: por mí ya pueden dejar lo del cine en 3D. Lo han vuelto a probar y ha estado bien, pero tampoco tanto. Y para mi gusto se ve demasiado oscuro. Ya me pareció cutre cuando lo sacaron la primera vez con la gafa roja y azul, pero supongo que había que volver a intentarlo. Quizá usted, lector, no opine lo mismo que yo. No hay problema, ya que como dijeron "Einstein & Lamas", todo es relativo.