Persona, animal o cosa

LA MARCHA MUNDIAL POR LA PAZ ¿Por la paz de quién?

Marta Nebot 

Empiezo a cogerle manía a las máximas: paz, amor, solidaridad... Son sólo palabras tras las que se pueden esconder, como en las demás, fraudes. Por ejemplo: ¡qué bien! una cadena de marchas por el mundo que demostrará que todos los pueblos queremos lo mismo. Y ¡qué mal! terminarla en Punta de Vacas (Argentina), dónde su inspirador (autodenominado Silo) comenzó su carrera particular en 1969. Él es el alma del Movimiento Humanista, del que son miembros los dirigentes de la ong que organiza este evento (Mundo sin Guerras), según la web de ésta. El Sr. Silo se afilió a una escuela esotérica, formó un grupo ocultista con sus "Doce Apóstoles", estuvo detenido y sus seguidores le denominaban "mártir de origen extraterrestre que viene a
la Tierra como mesías" y fundó
La Comunidad que mutó en Partido Humanista (expulsado de IU) y Los Verdes Ecologistas (partido condenado por usurpar el nombre y más cosas), según El País (24/05/86). Seguidamente creó el Movimiento Humanista, tipificado como grupo sectario por el Parlamento belga y el francés, según la documentación aportada por Redune (Federación española para

la Prevención de
la Manipulación sectaria). De hecho, en Francia el gobierno de 1995 lo incluyó entre las cinco sectas más peligrosas. En España, a pesar de tanto iluminado, todavía no hay ningún organismo oficial que identifique a los cultos peligrosos, como ya tienen otros países  desde hace veinte años.      

Para remate, en donde las vacas, se cerrará la marcha en uno de los once complejos que el tal Silos utiliza para la formación de sus "postulantes". Un santuario que se publicitará gratis gracias a la imagen de conocidos y desconocidos que, de buena fe, apoyen este eslogan tan noble. Además, así, obtendrá la respetabilidad necesaria para conseguir más subvenciones y donaciones porque "dime con quién vas y te diré quién eres" es un refrán que se está convirtiendo en ley, por ser más fácil que documentarse. 

¿A cuántos utilizarán por falta de tiempo o de precaución? Y ¿cuántas veces habrá ocurrido esto antes? Contrastar, no sólo los precios, es cada día más necesario y, sí, es más cansado pero nos hace menos manipulables y nos ahorra grandes desengaños.