Persona, animal o cosa

VIOLENCIA FÍSICA - Nosotras también

Marta Nebot 

Esta semana han aparecido dos noticias, de las llamadas curiosas –esas que ahora compiten en la red por nuestro interés, igual que las teles lo hacen por la audiencia– sobre mujeres que pegan.  

En Inglaterra, cinco de la misma familia de entre 21 y 42 años, dieron una paliza a un soldado ebrio. Lo tiraron al suelo, lo patearon y le dejaron marcas de los tacones por todo el cuerpo (incluida la cara). Cuando las detuvieron acusaron al soldado de haberlas atacado pero el sistema de cámaras de seguridad instaladas por todo el país (al más puro estilo Gran Hermano), lo desmintió. El juez ha decretado seis meses de cárcel para cada una y el vídeo tiene en la web de The Sun un share envidiable.  

En Salou, una novia pasó su noche de bodas en comisaría por agredir a un Mosso d´Esquadra que intervino en la pelea protagonizada por los familiares de los contrayentes. Al parecer, la acusada cogió del cuello y le dio una bofetada al agente. Su recién estrenado marido, todavía con su traje, la recogió a las puertas de la comisaría, después de que prestara declaración y quedara en libertad.  

Reconozco que ambas historias tienen todos los ingredientes necesarios para convertirse en las más vistas. De hecho son buenos argumentos para algo más: con la primera Tarantino haría maravillas –si todavía fuera creativo– y los hermanos Marx bordarían la segunda. Pero la cuestión es: ¿estos episodios son aislados porque nosotras venimos menos violentas de fábrica? La respuesta es: no. The Sun conseguiría una enorme videoteca al respecto si le dejaran poner cámaras en los patios de los colegios de sólo chicas. Tengo pruebas de ello en forma de cicatrices y confieso que abusé de mi hermano el pequeño hasta que, de golpe, dejó de serlo. Por ejemplo, lo encerraba en un armario y me reía como una bruja para darle más miedo. Aquello hoy me parece cruel; entonces no era más que un divertido abuso de poder. 

O sea, que afirmo que las mujeres recurrimos menos a la violencia física no porque seamos más pacíficas por naturaleza sino porque en ésa tenemos las de perder y que es de gente dueña de si misma contestar a la bofetada de Gilda o de quien sea con una moneda distinta. ¡Bravo señor policía!

http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/video/article300101.ece?vxSiteId=6247211d-66e0-4454-b73a-3f1610efa39a&vxChannel=Latest&vxClipId=1347_SUN27901&vxBitrate=300