Persona, animal o cosa

AMINATU HAIDAR - Pulso a vida o muerte

aminetu-haidar.JPGMiguel Santamarina

 Marta Nebot

La activista pro-Derechos Humanos Saharauis más reconocida, está dispuesta a dejarse morir en la huelga de hambre que protagoniza, acampada en el aeropuerto de Lanzarote, desde que llegó a la fuerza y sin pasaporte, hace quince días. ¿Por qué? Supongo que porque si no le dejan volver a residir en donde lleva resistiendo la ocupación marroquí desde 1976, cuando España abandonó al Sáhara a su suerte –bastante mala, por cierto–, prefiere no vivir en ninguna parte. Aunque también le debe estar influyendo que, gracias a muchos mediáticos como Willy Toledo –que amenaza con quedarse junto a ella hasta el final que sea–, el foco sobre su sacrificio pueda propiciar un cambio. Ya que mucha causa palestina y poca saharaui; habiendo sido españoles con carnet y estando aquí al lado. Aminatu ha sido detenida dos veces. La primera, por pretender acercarse a una delegación de
la ONU, la encerraron cinco años en una cárcel secreta en la que fue torturada, como tantos, y de la que se llevó de recuerdo secuelas que hacen que el médico que le atiende vaticine lo peor para dentro de muy poco. Se niega a aceptar el estatuto de refugiado que, como premio de consolación, Moratinos le ofrece si Marruecos no vuelve a aceptarla; cosa poco probable a día de hoy, visto lo visto. Nadie sabe como terminará este pulso pero sí que se sabe que se planea que Marruecos (que no cumple con el mandato de
la ONU de organizar un referéndum sobre la soberanía del Sáhara Occidental, desde hace años) se convierta en socio preferente de
la Unión Europea. O sea, que el tapón de África se merece que Europa haga la vista gorda para que siga taponando. Nada nuevo: los intereses nacionales se anteponen a los derechos humanos cuando hace falta; la historia del mundo, de la que nosotros tampoco nos salvamos. Mañana, en Rivas Vaciamadrid en el auditorio Pilar Barden al mediodía, habrá un concierto-maratón, con mucha cara conocida y con el que se apunte, de apoyo a esta mujer. Es más que probable que sea progresí (como nos define Güemes) o hippy-pijo, como lo hago yo, pero a lo mejor, nunca mejor dicho, sirve para algo; lo mismo Aminatu tiene suerte y gracias a los flashes se salva  pero, sólo, a lo mejor.