Persona, animal o cosa

SERVICIO URGENTE - Un cuento de Navidad

Berto Romero

serviciourgentebaixa.jpg

El lunes 21 de diciembre la persona A decide mandar por mensajería urgente un paquete a B, con la intención de que llegue como muy tarde el día 24. A y B viven cada uno en un extremo de España. Saben que van justos de tiempo, pero son conscientes de que vivimos en la era de la comunicación. Así que A y B se arriesgan.

La persona A contrata a C, una empresa de mensajería que se publicita como líder en el Servicio Urgente de Transportes. C se compromete a obrar el milagro (algo habitual para ellos, aseguran). Sin embargo, el día 23 la persona B aún no ha recibido comunicación alguna de los transportistas C, de modo que, inquieto,  consulta al sujeto A sobre el estado del envío. A pide explicaciones a C (expertos en urgencias), y éstos le cuentan que por "saturación" algunos paquetes permanecen a la espera de ser distribuidos en el almacén de la ciudad de destino. ¡Los canales de transporte se han visto saturados en Navidad! Un dato sin duda sorprendente y a todas luces imprevisible que la empresa líder no fue capaz de vaticinar.

B llama a C por teléfono y le pide una dirección a la que ir a recoger el fardo personalmente. Las indicaciones del personal de C son vagas e imprecisas, y parecen querer evitar un desplazamiento al almacén. "Es una calle nueva", "les va a costar llegar", "sólo estaremos allí hasta las 18:00". Tales indefiniciones espolean a B para querer localizar ese "Mordor" de la mensajería. Los de C piden algo de tiempo con el fin de encontrar el paquete en sus dependencias (B se imagina un faraónico hangar como el que acabó custodiando el Arca Perdida). A las 12:00 del 24 de diciembre, B queda pendiente de una llamada de C que confirme que el bulto está listo para ser recogido.

Pero ésta no llega. B llama insistentemente al teléfono de C. Y a partir de este momento, C no volverá a contestar. Se enroca eternamente en un audio de espera que reza: "en C nos comprometemos a que sus envíos urgentes lleguen a su destino a las 8:30, a las 10:00 o a las 13:30 horas según su necesidad. Consulte disponibilidad a nuestros agentes". El lunes 27 de diciembre un transportista de C entrega el paquete en casa de B. Tres días más tarde, pero, eso sí, a las 10:00 en punto.