Banquete para todos los gustos

Desde los amantes del ritmo alto y el dinamismo inacabable hasta los degustadores del orden inquebrantable y la estrategia de laboratorio. Todos los que disfrutan con el fútbol internacional, ya sean italianófilos o anglófilos, están de enhorabuena. Y es que el fin de semana nos presenta dos platos fuertes muy difíciles de superar: Arsenal-Manchester United en la Premier (hoy, 13:45) y Juventus-Inter en la Serie A (mañana, 20:30).

El Emirates recibe esta tarde al rival más odiado. Si la tradición apunta que el enemigo íntimo de los gunners es su vecino del norte –el Tottenham-, las batallas de los últimos años han modificado la percepción de los hinchas. Los innumerables capítulos vividos con Ferguson y Wenger en los banquillos, siendo sus equipos las dos fuerzas dominantes más regulares del fútbol inglés desde que la Premier League se originó en 1992, han dado lugar a una saga que convierte la visita de los red devils en el día más especial del año en el barrio de Islington. Aunque los episodios que han acentuado esta rivalidad son múltiples, quizá los más famosos sean los más recientes. Ambos en Old Trafford. En septiembre de 2003, Ruud Van Nistelrooy falló un penalti en el último minuto y fue posteriormente zarandeado por varios jugadores del Arsenal, que le recriminaron su participación en la expulsión de Patrick Vieira unos minutos antes y se mofaron en su cara por su error desde los once metros. En octubre de 2004, el holandés se vengó convirtiendo otra pena máxima que abrió el camino de un 2-0 que puso punto final a la racha de 49 partidos sin perder del equipo de Wenger. El encuentro fue tan polémico como el anterior, y las crónicas cuentan que cuando los jugadores se retiraban al vestuario hubo una pelea en la que incluso se arrojó sopa y pizza. Al parecer, el técnico del United fue el que salió peor parado.

Si los trapos sucios forman parte del pasado, el presente viene marcado por la elegancia y la estética. Ferguson ha declarado esta semana que el título de liga va a ser una pelea entre su equipo y el Arsenal, y cualquier observador objetivo declararía sin dudarlo que los dos contendientes que se ven las caras hoy en el Emirates son los que mejor juegan en Inglaterra. Su apuesta es descaradamente ofensiva. Si los unos hacen coincidir en un mismo equipo a jugadores del talento de Adebayor, Fàbregas, Eboué, Hleb y Rosicky, los otros presentan a Rooney, Tévez, Cristiano Ronaldo, Nani y Anderson. Una maravilla para el espectador.

Si el juego no promete ser tan bello, la rivalidad entre Juventus e Inter sí alcanza una dimensión de primer nivel. De hecho, el enfrentamiento entre ambos recibe el nombre de “Derby de Italia”, una etiqueta utilizada por primera vez por el periodista Gianni Brera en 1967. Por aquel entonces, los nerazzurri i los bianconeri eran los conjuntos que más títulos sumaban, aunque en la actualidad el Milan ha logrado superar a su vecino. Sin embargo, la Juve le sigue teniendo muchas ganas al equipo de Mancini, sobre todo después de que se llevara a dos de sus jugadores más importantes durante el verano del Moggigate. Patrick Vieira y Zlatan Ibrahimovic firmaron por el club de Moratti, convertido ahora en la gran potencia nacional y el favorito de todos para revalidar el título de liga. El delantero sueco vivirá un duelo particular con David Trezeguet –compartieron ataque dos años-, ya que todo hace pensar que ambos pelearán por el premio de máximo goleador de la Serie A.