Ahora que no nos oye nadie

#TeléfonoRojo, día 52: las claves de la jornada