Punto y seguido

Mossad, CIA, KGB, o ISI ¿Quién mató al general Zia?

El general Muhammad Zia-Ul-Haq, presidente de Pakistán entre 1978 y 1988.
El general Muhammad Zia-Ul-Haq, presidente de Pakistán entre 1978 y 1988.

17 de agosto de 1988, finales de la Guerra Fría. El presidente y jefe del ejército de Pakistán, el general Muhammad Zia-ul-Haq de 64 años viaja junto con casi la totalidad de la cúpula de la inteligencia ISI y del ejército pakistaní a Bahawalpur para presentar sus respetos a un convento por el asesinato de una monja estadounidense. Luego, recoge al embajador de EEUU en Islamabad, Arnold Raphel, y al jefe de la Misión de ayuda militar de EEUU a Pakistán el general Herbert M. Wassom en su avión Hércules C-130 para ir juntos al desfile de los tanques MI Abrams en Tamewali a unos 60 kilómetros. Al regresar y unos cinco minutos después de despegar de la pista de aterrizaje en Bahawalpur el avión se explota en el aire, matando a los 29 pasajeros a bordo,

El estupor y el temor paraliza el país: Un accidente de esta envergadura, entre otras consecuencias, podría levantar la sospecha de la implicación de la India y desencadenar una nueva guerra entre ambos estados.

Zia, un militar islamista

El golpe de estado del Zia-ul-Haq contra Zulfikar Ali Bhutto en el abril de 1977 fue una pieza más de la nueva estrategia de EEUU en utilizar a la extremaderecha religiosa para contener a Unión Soviética y las fuerzas de izquierda. Zia, uno de los personajes más siniestros de historia de la región, suspendió los partidos políticos, prohibió las huelgas obreras, islamizó Pakistán -que significa «El país de los inmaculados» (versus "hinduistas impuros")-, e instauró la Sharia en el código penal, con la lapidación, la Ley de Talión, y latigazos incluidos, consagrando los nexos entre la religión y el terror. De paso mató a miles de activistas, entre ellos al dirigente más joven del Partido Comunista Nazeer Abbasi de 28 años bajo la tortura.

¿Cui bono?

En un turbulento país que además fue (hasta que Obama lo perdió) uno de los pilares del dominio de EEUU en la región, se buscaba desesperadamente un responsable del magnicidio:

  1. ¿Un accidente por fallo técnico?

Así opinaron los investigadores estadounidenses. Sin embargo, el hijo del fallecido presidente Muhammad discrepa: 1) entonces, ¿cómo los 14 técnicos que revisaron el aparato después de su aterrizaje en Bahawalpur no lo detectaron? 2) ¿por qué la compañía se negó a indemnizar a las familias? 3) el Hercules cuenta con cuatro motores, y aunque fallen todos tiene la capacidad de deslizamiento para non estrellarse, y que 4) el entonces Secretario de Estado de EEUU, George Shultz ordenó al FBI, -cuyo equipo tardó 10 meses en llegar a Pakistán-, no investigar el accidente. Muhammad, que apunta a un complot, concluye que el avión se cayó debido a un gas nervioso que fue soltado desde una caja de mango, para paralizar a los pilotos, mientras un avión que volaba cerca disparó un proyectil al nave. Él señala al poderoso general Mirza Aslam Beg quien eliminó los restos del avión para ocultar los efectos de un misil disparado.

Según el periodista pakistani Naziha Syed Ali, el informe oficial redactado por los expertos en accidentes aéreos, afirmaba que el avión no se había desintegrado en el aire, ni había sido alcanzado por un misil, mientras el Instituto de Ciencia y Tecnología Nuclear de Pakistán en Islamabad encontró rastros del potente explosivo tetranitrato de pentaeritritol (PETN), que se utiliza en los ataques terroristas.

El informe concluye que, "en ausencia de una razón técnica, la única otra posible causa del accidente es un acto criminal o sabotaje".

  1. ¿"¿Dios", beneficiando a la familia Bhutto?

Tres meses después, la popular "Hija de Pakistán" Benazir Bhutto, quien calificó el accidente como "un acto de Dios" sustituye a Zia. Su padre Zulfikar Ali, había sido ahorcado por él. Con su regreso al poder, se pone fin a la dictadura militar del país. El grupo armado llamado Al-Zulfikar «la espada», fundado por Mir Murtaza el hijo de Bhutto, había jurado destruir al régimen de Zia y utilizaba secuestros, sabotajes y asesinatos. En 1996 Murtaza es asesinado en circunstancias oscuras.

  1. ¿Un golpe de estado por los altos militares?

El juez de la Corte Suprema de Justicia, Shafiur Rehman, acusó al ejército de obstruir su trabajo de investigación al respecto. Nada más morir Zia, el general Aslam Beg se convirtió en el Jefe de Estado Mayor del Ejército, aunque matar también a dos estadounidenses descarta esta teoría: nadie sin el visto bueno de Washington tendrá un puesto destacado en este país.

  1. ¿Los chiitas descontentos?

Que el piloto del Hércules Mash'ood Hassan fuese chiita, abrió la posibilidad de la implicación de esta minoría religiosa duramente perseguida y en venganza por las masacres de Parachinar y Gilgit, y el asesinato del líder chiita Allama Ariful Hussaini en Lahore. Sin embargo, según los investigadores la bomba que causó el accidente no pudo haber sido colocada en el avión sin la ayuda de oficiales sunitas. La instalación de un estado "chiita" en Irán introdujo la "guerra inter-islámica" en la región inexistente hasta entonces, desdibujando las luchas contra el imperialismo y las clases explotadoras nacionales. Que el ayatolá Jomeini incitara a las minorías chiitas a derrocar a sus gobernantes sunnitas, les puso en guardia. Para frenarle los jeques árabes crearon en 1980 el Consejo de Cooperación del Golfo [Pérsico], y pactaron con el general Zia la islamización del país y convertirlo en un bastión sunnita-no árabe de la región, contenido el expansionismo chiita a cambio de recibir fondos para la compra de armas (¿e incluso fabricar su bomba nuclear?), y si no cooperaba expulsarían a millones de emigrantes pakistaníes de sus países petrolíferos, cortando cerca del 70% de las remesas que ingresaba el país. Zia empezó por perseguir a sus propios compatriotas chiitas – unos 35 millones-, declarándoles "apóstatas y herejes", y a través de numerosas organizaciones de extremaderecha sunnita talibanianas, provocó el desplazamiento de miles de fieles de este credo de sus aldeas, sobre todo las situadas en la ruta de suministro de armas a Afganistán.

  1. ¿La KGB?

Fue justamente el señalado por el general Aslam Beg, que implicó también a la RAW india y al Khad afgano de la conspiración. En la fecha del asesinato, en cumplimiento del Acuerdo de Ginebra de 1988 firmado por Kabul e Islamabad y avalado por la URSS y EEUU las tropas soviéticas ya estaban saliendo de Afganistán, mientras Pakistán seguía violando la soberanía de la República Democrática de Afganistán (RDAF). Pues, si para EEUU lo principal era derrotar a los soviéticos en este país, para Pakistán lo eran las fidelidades del futuro gobierno de Kabul. Pero, Kremlin no cometería la imprudencia de matar a un embajador de EEUU. Rajiv Gandhi, que descartó a la URSS debido a "sus problemas internos", daba una pista: Zia fue asesinado a instancias de alguien que no quería paz entre India y Pakistán, o sea, EEUU o China. El hecho de que EEUU no culpara a Moscú es otra prueba de la inocencia de Moscú, aunque sin duda celebrase con vodka la muerte de aquel personaje.

  1. ¿El ejército de Pakistán como institución?

Pues, con el objetivo de sabotear el acuerdo de paz entre Zia y el primer ministro indio Gandhi, que reduciría el papel y el peso de los militares en ambos países. Si no hay guerra contra la India ¿qué razón de ser tendría un ejército pakistaní de 650.000 efectivos que absorbe buena parte del presupuesto del estado? En marzo de 1987, el general Zia fue invitado por la Junta del club de Control de Cricket en India (BCCI por sus siglas en inglés) para asistir a un partido en Jaipur. El general aprovechó el viaje para iniciar unas negociaciones secretas con Gandhi con el objetivo de poner el fin al largo conflicto sobre Cachemira y el glaciar de Siachen, declarándole zona desmilitarizada. El "Cricket por la paz" podría haber concedido el premio Nobel de la Paz de aquel año a ambos mandatarios. En tres años, Gandhi también será asesinado. La guerra es un negocio redondo y no sólo para los fabricantes de armas.

  1. Los mercaderes de armas nucleares.

Según el OIEA, en 1987 el padre de la bomba atómica pakistani Abdul Qadir Khan vendió a Irán los elementos necesarios para desarrollar su programa nuclear a cambio de un ingente dinero; es posible que esta operación fuese realizada sin el consentimiento de Zia, que temía las presiones de EEUU, Israel y los países árabes. ¿Le mataron por su oposición a este suculento negocio con Irán? Su sucesor en el ejercito Aslam Beg que está en favor de "cooperación entre los militares" defendía este negocio y visitó Teherán en plena guerra de Bush y los Suad contra Iraq en 1990, agitando la bandera antiestadounidense, muy de moda en esta zona.

  1. ¿El Mossad?

El 26 de junio de 1979, el ISI arrestó al embajador francés en Pakistán, Pol LeGourrierec, y a su primer secretario, Jean Forlot, cuando merodeaban el complejo nuclear de Kahuta Research Laboratories en la ciudad Kahuta. Siete años después, los cazabombarderos israelíes invadieron el cielo pakistaní, aunque fueron ahuyentados por la defensa pakistaní, sin poder arrojar sus bombas sobre este complejo. Los israelíes ya habían bombardeado en 1980 el reactor nuclear de Iraq, y tras comprobar que siguen gozando de la impunidad absoluta ante los organismos internacionales, lo repitieron atacando en 2007 un posible reactor sirio en Deir Ezzor.

Pero, Tel Aviv al parecer no desistió. El entonces embajador de EEUU en Delhi John Gunther Dean, en desacuerdo con la versión oficial de su país, vio la posible implicación del Mossad en el atentado contra Zia, en un esfuerzo por impedir que Pakistán desarrollara la bomba nuclear y la compartiera con otros regímenes "islámicos". Al compartir su teoría con Washington, fuete acusado de desequilibrado mental y le destituyó. El señor Dean, un judío que huyó de la Alemania nazi, también afirma haber sido objetivo de uno de esos "asesinatos selectivos" de Israel el 27 de agosto de 1980 en Beirut por sus encuentros con Yaser Arafat. Más adelante el jefe del servicio médico del Departamento de Estado confirmó que el cargo de locura era falso.

Matar a Zia retrasó la fabricación de la bomba pakistaní hasta diez años, y los israelíes pronto se dieron cuenta de que la llamada "bomba islámica" apunta a India "hinduista" que no a Israel "judío" y este régimen "musulmán" recibía dinero del régimen "musulmán" saudí, y armas de los regímenes "cristianos" para masacrar a los más pobres de los "musulmanes" afganos, y que el "choque de civilizaciones" era una macabra broma.

  1. ¿La CIA?
  • La guerra de EEUU-yihadistas contra la RDAF había terminado. El general Zia como todos los títeres era desechable, y no debía sobrevivir a su utilidad.
  • Zia estaba acumulando demasiado poder y podría volverse incontrolable. Prueba de ello que se negaba a firmar el Tratado de No proliferación de Armas Nucleares.
  • Tras la firma del Acuerdo de Ginebra, las aventuras "islamistas" del general Zia y sus negocios de armas y droga en el país vecino preocupaban a EEUU: no sólo era el temor de perder el control de Afganistán sino también sobre el propio Pakistán, país vital en su arquitectura de "seguridad" contra China, India e Irán.  Washington ignoraba que Afganistán es para a Islamabad su patio trasero, mientras para EEUU lo único importante, en aquellos momentos, era la derrota de los soviéticos
  • Washington, en esta fase de la Guerra Fría necesitaba un aliado manejable y presentable y si es mujer "musulmana", mejor, por lo que elimina a Zia y coloca a Benazir en su puesto. Ella fue presionada para regresar a Pakistán: sabía que iba a tener el mismo destino que su padre y su hermano.

Quizás, el astuto general lo sabía y por eso había llevado al embajador Arnold Raphel consigo al avión, creyendo, ingenuamente, que la presencia de los estadounidenses de alto perfil en el avión impediría a la CIA cometer alguna barbaridad. La propia señora Bhutto fue asesinada el 27 de diciembre de 2007 en Rawalpindi, unos veinte días después de que en una entrevista afirmase que Ben Laden había sido asesinado hacía años, desmontando la mentira de EEUU de que Laden estaba vivo en algún lugar del planeta. Desde el 2001 hasta la pantomima de Obama de "matar a Ben Laden" en 2011, el presupuesto del Pentágono subió de 301.000 millones de dólares en 2001 a 720.000 en 2011, entre otros negocios además del irreversible "control sobre las masas" que establecieron.

Para el ex jefe del ISI, el general Hameed Gul, la CIA diseñó el atentado.

Ya ven: el asesinato sin revolver del General Zia es aún más misterioso que el de J.F. Kennedy.