Punto y seguido

Irán, el objetivo del traslado de Israel de EUCOM a CENTCOM

EEUU acaba de traspasar la protección de Israel del área de responsabilidad del Comando estadounidense para Europa (EUCOM) al Comando Central de los Estados Unidos (US-CENTCOM). Esta decisión de última hora del presidente Donald Trump, que cambia la arquitectura militar de EEUU-Israel para Oriente Próximo, sucede cuando 1) el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo acusa a Irán, sin prueba alguna, de ser la nueva sede de Al Qaeda y de que está desempeñando un papel "peor" que Afganistán antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, la misma afirmación de la CIA (la agencia del que él fue director) sobre Iraq y Afganistán antes de convertirlos en montañas de cadáveres y cenizas; y 2) los medios israelíes informan de tres "planes de emergencia" para frenar el programa nuclear de Irán que incluyen los ataques aéreos a las instalaciones militares de este país, y 3) un submarino nuclear israelí y tres portaviones estadounidenses merodean el Golfo Pérsico.

¿Para qué sirve CENTCOM?

El Comando Central de EEUU nació en 1980 para sustituir de las Fuerzas de Despliegue Rápido que defendía los intereses de EEUU en Medio Oriente, Norte de Africa y Asia Central y Sur, y es uno de los seis comandos de EEUU cuya misión consiste en hacerse con el control geográfico del mundo: La área de responsabilidad (AOR) del Comando Norte, el NORTHCOM, es  vigilar el propio territorio de EEUU, Puerto Rico, Canadá, México y Bahamas; el Comando del Sur, SOUTHCOM, América Central y América del Sur; el INDOPACOM espía la región del Indo-Pacífico, y AFRICOM a las naciones africanas.

Entre sus trabajos durante la Guerra Fría

  • Enfrentarse a la posible reacción militar de la Unión Soviética después de que EEUU y Europa empezaran a utilizar a la extremaderecha islámica y cristiana para cercar a la URSS en sus fronteras con Afganistán (Muyahedines afganos), con Irán (el jomeinismo) y con Polonia (Lech Walesa y su sindicato de Solidaridad). La entrada del Ejército Rojo en Afganistán fue el pretexto buscado por la OTAN en intensificar la militarización de la región. En la teocracia chiita, la masacre de las fuerzas de izquierda, iniciada en 1980 y culminada en 1986 tendría que haber incitado a los soviéticos a una intervención militar en Irán, -pensaría EEUU-, no para salvar a sus camaradas, sino ocupar los campos petrolíferos del país y conseguir una salida al Golfo Pérsico, continuaron fantaseando. De hecho, entre 1983 (año del asalto del nacionalislamismo al Partido Comunista Tudeh, en colaboración con el MI6 británico), y 1990, año del fin de la URSS, el objetivo de los ejercicios "Internal Look" «Mirada Interna» de CENTOCOM era un rápido despliegue de las fuerzas estadounidenses en las montañas iraníes de Zagros para derrotar a los intrusos soviéticos.
  • Intervenir en el rescate frustrado de los rehenes de la embajada de EEUU en Teherán: la película Argo no dijo toda la verdad.
  • Organizar el buen desarrollo la guerra entre Irán e Irak amadrinada por EEUU, que armaba a Iraq de Saddam Husein, y de Israel que inicialmente enviaba material bélico a la República Islámica. La mutua destrucción de dos países que potencialmente eran capaces de cuestionar la hegemonía de Israel sobre la región fue diseñada en la doctrina de "Doble Contención" de Henry Kissinger: se contuvo a Iraq, con guerras bajo diferentes pretextos, y ahora quieren dar una "solución final" a Irán por ocho motivos y no porque posea armas de destrucción, al igual que la guerra del 2003 contra Iraq se realizó bajo el pretexto de siete mentiras que sirvieron en realidad a diez objetivos.
  • Los últimos trabajos de CENTCOM, cuya sede principal se encuentra en Florida -con un cuartel en Qatar-, también incluyen la supuesta lucha contra el terrorismo de Daesh, entregar  Afganistán a los talibanes, y participar en el desmantelamiento del Estado Libio y también del sirio. En este caso, también el objetivo del Pentágono es Irán que no su Gobierno, con el fin de seguir rediseñando el mapa de la región a la medida de los nuevos intereses de EEUU.

Los 14 motivos de una inquietante decisión

  1. EEUU considera que los ataques de Israel contra las instalaciones militares de Irán desembocarán en una guerra de envergadura, por lo que los dos aliados deberían coordinar sus estrategias militares. Pues, tal guerra, iniciada por Israel o por EEUU o coordinada entre ambos, sucederá en el área de responsabilidad de CENTCOM. Las fuerzas aéreas de ambos países realizaron los ejercicios Enduring Lightning III ("Rayo Duradero") con sus F-35 en octubre de 2020. Estos aviones, de los que Israel posee una docenas y que cuestan 100 millones de dólares por unidad, son los más avanzados del mundo y posiblemente han sido usados por Israel por primera vez contra el complejo de producción de misiles en Parchin, Irán, como afirma el diario kuwaití Al-Jareeda. En 1981, las cazas israelíes F-16I Sufa destruyeron el reactor nuclear en construcción de Irak, y en 2007 hicieron lo mismo con el reactor sirio, obviamente sin que el Consejo de Seguridad de la ONU le impusiera alguna sanción.
  2. La presión del Instituto Judío para la Seguridad Nacional de EEUU (IJSNE), un lobby NeoCon, que desde hace varios años plantea que la inclusión de Israel en CENTCOM es la garantía para la defensa de los intereses de EEUU frente a Irán.
  3. Aunque Israel y EUCOM celebraban maniobras conjuntos semestrales llamadas Juniper Cobra, en el que EEUU practica el despliegue rápido de sistemas de defensa antimisiles y personal de Europa a Israel ante un hipotético ataque con misiles balísticos desde Irán, dicho cambio agiliza la coordinación de sus operaciones.
  4. Alinear a los socios claves de EEUU, -Israel y los árabes-, tras la normalización de las relaciones de Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Sudan y Marruecos con Israel como el resultado y también la fase militar de los Acuerdos de Abraham. Tarea nada fácil en países como Iraq que mientras tiene que tragarse el sapo del dominio de EEUU y la presencia de miles de sus militares, no puede aceptar una cooperación directa con Israel debido a la opinión pública del país sobre el estado judío. Aunque, tiempo a tiempo: ver a los soldados iraquíes, saudíes e israelíes atacando juntos, casi como hermanos, dejará de ser ficción. Tel Aviv ha incluido un discurso anti-Huti en su repertorio y ya considera a Yemen un enemigo serio como los saudíes. ¡Lo único que les faltaba a los yemeníes!
  5. Permitir a EEUU, Israel, y sus socios árabes realizar ejercicios de contingencia ante las "amenazas compartidas".
  6. Enviar un mensaje disuasorio a Irán y otros países de la región (incluida Turquía) que cuestionan la hegemonía de EEUU-Israel.
  7. Dar más protagonismo a Israel en los conflictos regionales.
  8. Crear una red de defensa antimisiles en la zona coordinada por el Pentágono.
  9. Fortalecer la presencia militar de EEUU en Israel y también instalar allí nuevas armas. En 2017 Washington abrió su primera base militar permanente en el suelo israelí.
  10. Así, EUCOM podrá volcarse con la lucha contra Rusia.
  11. El temor de EEUU de que Israel actúe contra Irán por su cuenta y sin el consentimiento de Washington. Esta fusión permite a los militares estadounidenses mantener la iniciativa en cuanto a la planificación de las estrategias, los entrenamientos y las acciones militares
  12. Una mayor infiltración en la inteligencia militar de los países árabes en los que nunca se fiarían.
  13. Forzar a Joe Biden a trabajar con esta nueva estructura militar en Oriente Próximo, por si se le ocurre al nuevo presidente alejarse de la agenda de Israel para Irán, como lo intentó durante la Administración Obama.
  14. Y también, mantener el control sobre el propio pequeño estado que no siempre ha sido un aliado leal de EEUU, debido a la existencia de choque de intereses: hace unas semanas que Jonathan Pollard espía de Israel que llevó 30 años en las cárceles de EEUU fue liberado.