Mapa del infierno

¿El infierno es un lugar de penas o es un estado de tormentos? Algunos se calientan con eso la cabeza. ¿Importa tanto saberlo? El caso es que podemos caer en él o, mejor dicho, ocasionarnos ese mal. “Cuando volví en mí –dice Santa Faustina Kowalska, tras visitar el infierno–, no pude reponerme del espanto, ¡qué terriblemente sufren allí las almas! Por eso, ruego con más ardor todavía por la conversión de los pecadores, invoco incesantemente la misericordia de Dios para ellos”. Es la misma súplica de los pastorcitos de Fátima y Santa Bernardita de Lourdes. ¿Y nosotros? ¿No debemos implorar cada día a la Divina Misericordia por todos?

JOSEFA MORALES VALLADOLID

El infierno tan temido (como aquel cuento de Onetti) existe. A menudo, intento imaginármelo para ir ya más o menos prevenido. Paisaje: clavadito a Torrevieja (Alicante). Apartamentos ganados en concursos de la tele. Clima: sofocante, el mar está repleto de medusas y la playa, de individuos que hacen gimnasia. Lluvias torrenciales sin previo aviso. Arte y mobiliario urbano: innovador, con propuestas, intervenciones e instalaciones.

Televisión: a todas horas, debates en profundidad, clásicos del cine, reportajes de animales y programas de historia; es decir, lo que sin la menor prudencia habíamos dicho que más nos gustaba. Indumentaria: cómoda y colorida, pero de una talla inferior, todo aprieta y te hace parecer aún más gordo. Bares: de diseño barcelonés, sólo sirven combinados de colores, no hay botellines ni ponen tapa. Alimentación: macrobiótica, sana, laxante, bien presentada y en vajilla de Mariscal. No se moja pan. Vida sexual: intensa y desoladora; a los hombres de mi edad, se nos abandona en manos de ninfómanas europeas con severas inquietudes feministas, ecológicas y/o creativas. El cigarrillo post-coital es mentolado. Música: constante,
inevitable, a todo volumen y multicultural. Predomina Manu Chao, con intervalos dedicados a La Oreja de Van Gogh. Cine: películas siempre con Pe y Bardem. La última de Almodóvar se estrena cada semana. Humor: con acento andaluz. Lecturas: César Vidal y Ken Follett. Sistema político: democracia de tele-tienda, se vota por internet o llamando a un número 900 y pulsando almohadilla. Sólo gobiernan socialistas con visa oro y gestores filantrópicos como Pizarro. Todos reivindican a Azaña sin parar. Prensa: todos los días se dan a conocer nuevos sondeos y alarmantes encuestas.

Así las cosas, implore usted, invoque, impetre si es menester, doña Josefa, a la Divina Misericordia, y que intercedan por mí también esas abnegadas santas y los pequeños pastores: a ver si pueden evitar que mi alma perdida y percudida acabe en el infierno (o a ver si me sacan de él de una vez).