Carta con respuesta

'Mea culpa'

Curiosa noticia la recogida en la sección Actualidad: «Una cabra detenida por actuar sin papeles». Curiosa secuencia si la comparamos con lo sucedido hace poco con una sentencia sonada. Se detiene a una cabra, y se absuelve a ‘dos cabrones’. Perdón, a ‘dos Albertos’. Viva Andrés Bretón ("la belleza será ‘convulsive’ o no será ‘pa’"), y la madre que lo parió.

FRANCISCO GARCÍA CASTRO ESTEPONA

También me fijé en la noticia, pero no insulte a los Albertos, Francisco, por favor: yo les estoy muy agradecido. Ni se imagina la de cenas que me han hecho ganar. Cada poco tiempo apostaba: ¿va una cena a que este par de dos no pisa la cárcel? Estos tipos, amigos del rey, se han librado por la cara, como era previsible, pero la culpa es nuestra: tenemos poca "cultura democrática", según ha dicho la vicepresidenta. Debe de querer decir sumisión, ¿no? Una sentencia, si

fuéramos más cultos y demócratas, siempre debería parecernos bien, ¿no es verdad?

En general, la culpa es siempre nuestra. Seguro que usted se fijó en este otro titular: "Los españoles viven mejor que en 2003, pero su percepción es peor". Salta a la vista: es que somos unos mentecatos. Vivimos como canónigos, pero no nos damos cuenta: percibimos nuestra propia realidad erróneamente. Por más que nos demuestren con indicadores macroeconómicos que nadamos en la abundancia, nos obcecamos en creer que no llegamos a fin de mes ni a poder comprarnos una casa. Nos falta cultura democrática: no nos parecen bien algunas decisiones judiciales y encima nos negamos a arrodillarnos ante la autoridad estadística. Para saber si está lloviendo, nos asomamos a la ventana, en lugar de poner la tele y ver qué dice el meteorólogo, que sabe más que nosotros. Algunos somos tan obtusos que incluso pensamos que las declaraciones de independencia suelen ser, por definición, "unilaterales", o que no se puede encarcelar sin más a quien piensa otra cosa, como en el infame sumario 18/98, ni cerrar periódicos (Egunkaria), ni secuestrar revistas (El jueves), ni condenar por delitos de opinión (De Juana), ni que los designados por Franco manden callar a presidentes elegidos democráticamente, ni... en fin, ¿para qué seguir?

Hay un gran pacto de Estado que el PSOE y el PP firmaron para garantizar nuestra "gobernabilidad". Tiene un solo axioma: el que manda, manda. Como manda: sabe mejor que nosotros lo que nos conviene, si los Albertos merecen castigo o no, quiénes son los malos peligrosos, cuáles son nuestros deseos y cómo vivimos. Poner en duda el principio de autoridad sólo indica falta de cultura democrática. Mirar la realidad, en lugar de la tele, y sacar nuestras propias conclusiones es un error de percepción. ¿Entendido? Pues ya sabe, espabile.