Carta con respuesta

Las 'desnoticias'

El pasado miércoles 10 de octubre, a las 13:30 horas, el noticiario de Onda Cero abrió con el siguiente titular: "¡ETA ha vuelto a matar!". Me quedé, sin embargo, atónita cuando a las 15:00 horas vi en el Telediario de la primera cadena al escolta Gabriel Ginés saliendo de un bar por su propio pie. Ya verás que hay quien está cruzando los dedos para que ETA mate antes de marzo. ¡Qué pena!

MONTSERRAT CUBRÍA, Santander

Ojalá que no se vean complacidos esos miserables en sus deseos. Por lo demás, en las redacciones es habitual la decepción cuando el huracán previsto no pasa de viento fuerte. No es maldad de corazón, sino simple apetito de noticias, qué le vamos a hacer. Los periódicos tendrían más credibilidad si algún día salieran con sólo dos páginas y pusiera: "Ayer la verdad es que no pasó nada de particular". A ojo de buen cubero, calculo que el 40% de cualquier periódico son desnoticias, esas que informan de algo que no ha pasado.

Las desnoticias adoptan múltiples formas. Anuncios: un político anuncia no sé qué medidas futuras. No ha ocurrido nada, salvo una confusa promesa muy poco creíble. Opiniones: Fulano cree que el rey es imprescindible, a Menganito le preocupa la "deriva soberanista", Zutanito se siente incómodo en la Ejecutiva de su partido, cosas así. Encuestas: ésta es la forma de desnoticia de moda. El 60% de los españoles apoya al rey, y luego va y son 300 tíos que han contestado a una pregunta por teléfono. Forraje: éstas son las desnoticias que los periodistas sacamos de un tupper que estaba en la nevera y las recalentamos en el microondas en un pis-pas, cuando hay pocas noticias de verdad. Equis años de carrera espacial; no reciclamos como deberíamos; Perenganito, un político entre dos fuegos... todo forraje. Conjeturas, condicionales hipotéticos y vaticinios catastróficos: China podría apoderase del comercio mundial (o no); si la tapia se hubiera derrumbado sólo media hora antes, habrían muerto 20 niños (pero no sucedió); los glaciares se derretirán y el cielo se derrumbará sobre nuestras cabezas (en sólo unos milenios, claro, y siempre que nada cambie mientras tanto). Y así hasta el 40% de desnoticias, según mis cálculos súper-científicos. Lo demás son entrevistas, reportajes, testimonios y cosas parecidas. No damos para más, los chicos de la prensa.

Y a veces, sólo a veces, el relámpago intempestivo, el reflejo hiriente de algo real y que le ha sucedido de verdad a alguien real: un dolor, un destino, una alegría, una adversidad o un agotamiento que ya dura demasiado.

RAFAEL REIG