Carta con respuesta

Rafael Reig responde a las cartas de los lectores

El peor sordo

26 Jun 2008
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Fernando Savater ha presentado un manifiesto por una lengua común. Quisieran imponer el castellano por decreto, como antaño. El peligro lo ve Savater desde que en algunas autonomías se ha impuesto la lengua del territorio. El castellano es un lujo de idioma, es muy importante, pero todo el mundo tiene derecho a hablar en la lengua que considere más suya y a nadie se le puede imponer una. La lengua es un templo en el que está encerrada el alma del que habla, según un proverbio africano, y eso sirve para todos.

ANTONIO NADAL PERÍA ZARAGOZA

Da lástima que, diga uno lo que diga, siempre haya quien escuche lo que le da gana. Es como si atendieran a voces que vienen del interior de su cerebro cavernoso, en lugar de escuchar lo que suena fuera de su cabeza. Afirma usted, en contra, según parece, de Fernando Savater, que “a nadie se le puede imponer una lengua! Oiga, es justamente lo que dice el manifiesto: reclama que a nadie se le imponga una lengua autonómica; y defiende, como usted, el “derecho a hablar en la lengua que considere más suya”; y lo defiende, como usted, para “todo el mundo”, incluyendo a los que en Cataluña consideren más suyo el español, por ejemplo. Tampoco parece que Savater y sus amigos quieran “imponer el castellano por decreto, como antaño”, puesto que no hay ninguna necesidad: la Constitución ya afirma de la lengua española que “todos los españoles tienen el deber de conocerla”.

Creo que lo que discute el manifiesto es el sentido de expresiones como la que usted emplea: “la lengua del territorio”. La lengua es de los hablantes; los derechos los tienen las personas, no los territorios y mucho menos las lenguas. En este mismo territorio en el que escribo en español, hablo también en valenciano, y se habrá hablado en otro tiempo ibero, latín o árabe. Por encima de los hablantes, ¿tiene más derechos una supuesta lengua del territorio? ¿Tienen lenguas propias los territorios, como tienen una flora y fauna? ¿Es que no teníamos ya bastante con los derechos de los animales como para ponernos a postular ahora también los derechos de las lenguas y de los territorios?

¿Podemos decidir mayoritariamente que se imponga el conocimiento del español como deber para todos los españoles? Pues parece que sí, lea la Constitución. Entonces, la pregunta es: ¿ese mismo derecho lo tienen los catalanes o los vascos? Puede usted responder sí y entonces lo que dice ese manifiesto le parecerá papel mojado: en uso de ese derecho, cada autonomía impone la lengua que le da la gana. Puede responder no, pero entonces tendría que negar ese derecho también a los españoles o explicar por qué narices los españoles tienen más derechos que los gallegos, por ejemplo. Usted dirá.