En campaña

Ante la campaña de promoción de preservativos, que hemos pagado todos los españoles a través del Ministerio de Sanidad, me gustaría dar mi opinión como mujer, como madre de cuatro adolescentes y como miembro del Foro Navarro de la Familia. Me parece un verdadero escándalo que nos hagan contribuir a los ciudadanos en semejante tongo, con 2,2 millones de euros, en una iniciativa que se ha demostrado reiteradamente ineficaz. Considero insultante utilizar términos como rollo y bombo para hablar de amor y maternidad y creo que además es humillante para las mujeres el tono que impregna toda la campaña. Siento que desde las políticas de igualdad, que tantos dineros nos cuestan a los contribuyentes, no haya habido una sola critica a tamaño desatino. Esta campaña debe retirarse y con el dinero, que parece le sobra al Ministerio de Sanidad, podremos ayudar a muchas familias a atender a sus hijos para que en el futuro no sean tan toscos como los que han dirigido y se han lucrado con semejante bodrio.

PILAR PÉREZ RODRÍGUEZ PAMPLONA

No sé si lo entiendo: ¿lo ineficaz es la campaña o el uso del condón? Las campañas, que yo sepa, suelen funcionar. Nadie ha demostrado que el condón sea ineficaz. Todo lo contrario, está más que probada su eficacia anticonceptiva y profiláctica. Espero que no lo ponga en duda, porque sería una irresponsable. Estaría alentando a muchas parejas a no usarlo: total, para qué, si dice una señora navarra que no vale para nada.

Por lo demás, si no le gusta cómo habla la gente, allá usted. No he visto esa campaña, pero yo también digo bombo y rollo, qué pasa. A mí me espeluzna su vocabulario (“bodrio”, “tongo”, “tamaño desatino”, etc.) y me aguanto. No digo que resulte humillante para las mujeres (inteligentes). Y no me concedo el derecho a darme por ofendido. También me parece abominable la desvergüenza con la que llama “toscos” a quienes hacen una campaña que a usted no le gusta, y también me aguanto. No menor desprecio me provoca su ademán imperativo y despótico, que le lleva, no a solicitar, reclamar o protestar, sino a concluir con el esperable ordeno y mando: “Esta campaña debe retirarse”. ¿Ah, sí? ¿Porque lo diga usted?

Me parece óptimo que se utilicen condones, porque es lo más seguro y barato para impedir la transmisión de enfermedades y los embarazos. Si la campaña ayuda a extender el uso del condón, bienvenida sea. Yo la prefiero a la campaña de la lotería de Navidad.