‘Yes we can’

Vergonzoso. No encuentro otra palabra. Y no me refiero a la masacre de Israel sobre el pueblo palestino, me refiero a la pasividad de la comunidad internacional. ¿Hasta cuándo el mundo occidental se va a sentir en deuda con el pueblo judío? Ya está bien. Israel justifica sus acciones en pro de su propia seguridad. Seguridad para poder seguir invadiendo un Estado hasta hacerle perder su propia identidad y hacerlo desaparecer. Y todo con el apoyo de Occidente. ¿No va a hacer nadie nada? ¿Tiene Israel permiso para hacer lo que le dé la gana incluso si esto supone vulnerar los derechos humanos y las leyes o tratados internacionales? Pues claro que sí. Porque ellos, junto con Estados Unidos, Gran Bretaña y otros pocos son ‘los buenos’. Y los demás –Palestina, Afganistán, Irán, Irak, Cuba, etc.– son ‘los malos’. Palabra de Bush.

JOSEBA EDEBA OLSEN SANTANDER

La culpa es de Bush, porque imagino que Obama ya habrá dicho algo, ¿verdad? ¿Y qué ha dicho? Pues parece que nada: ni una palabra. El que calla, otorga. Ha hablado ocho minutos con Rice y luego ha decidido callarse. Le hemos oído opinar sobre otros asuntos, pero no protestar o condenar los crímenes israelíes. Qué va. No le hemos oído decir que, en cuanto ocupe la Casa Blanca, cambiará la posición ante Israel. Obama será negro, pero no tanto como para ponerse del lado de los palestinos o defender su derecho a la simple existencia.

De hecho, cuando fue nombrado candidato de su partido, lo primero que hizo Obama fue ir a dar explicaciones al poderoso lobby judío. Debió de tranquilizarles bastante, a la vista del baño de sangre en el que se ha metido Israel. ¿Podemos bombardear palestinos a mansalva? Yes we can, debió de responder Obama. ¿Podemos quedarnos con los territorios que nos dé la gana? Yes we can. ¿Podemos echarle la culpa de todo a Hamás? Yes we can.

¿Y ese gran cambio que esperan muchos de San Obama? Israel, desde luego, parece tener el convencimiento de que nada cambiará, da lo mismo Bush que Obama (o Hillary Clinton que Condoleezza Rice): Estados Unidos les apoya de forma incondicional y garantiza su impunidad. Con el poderoso aval de Estados Unidos, Israel seguirá haciendo lo que le dé la gana; y la comunidad internacional agachará la cabeza. Palabra de Obama. Perdón, de Bush el protervo. Por un momento me había olvidado de que Obama es el bueno y Bush el malo. No sé en qué estaría pensando.