Pregunte a un guardia

Tengo 51 años ya cumplidos, vivo y trabajo (legalmente) desde hace ya 15 años en un pequeño pueblo de la provincia de Granada. No abuso de ningún servicio público y me siento plenamente integrado en la sociedad andaluza y española. Sin embargo, veo que los derechos de los ciudadanos de este país no son iguales para unos y para otros. Un tal conde es invitado de honor de una cadena de televisión como si fuera gurú del bien, otro sale de la cárcel y el mismo día aparece en una foto en toda la prensa nacional, como si fuera una estrella. Muchos políticos –altos, gordos, corruptos con gafas de sol, permanentemente bronceados, muy dedicados a su gente y a su bolsillo– siguen pendientes de juicio desde hace años. Cobran, roban y viajan sin parar. Mi pregunta es: ¿cómo hago yo, con un contrato laboral fijo discontinuo, inmigrante europeo con recursos limitados, correctamente educado y cumplido, para llegar a este nivel?

JEAN-CLAUDE JUSTON GRANADA

Es verdad que vivimos en una sociedad injusta. Es verdad que unos individuos son propietarios de los medios de producción y, por tanto, tienen poder para decidir sobre los demás (para explotarles, quiero decir): si trabajan o no, cuánto tiempo, por cuánto dinero, etc. Los medios de comunicación también están en manos privadas y promueven a quien les da la gana, y apoyan los intereses de unos u otros. Los ricos y poderosos gozan de impunidad frente a la justicia. Todo eso, sin embargo, no lo acaba de descubrir usted esta misma mañana, ¿verdad? Ya lo sabía, pero ahora hace una pregunta. ¿Se pregunta usted cómo podemos transformar la sociedad? Qué va, ni hablar, usted sólo pregunta: ¿cómo puedo yo ser rico y poderoso, y formar parte de los explotadores y no de los explotados?

En primer lugar, tenga en cuenta que a lo mejor no puede. El sistema capitalista no garantiza a todos el derecho a formar parte de los explotadores, como es lógico. Si a usted le parece bien el sistema, y sólo quiere cambiar de sitio y estar con los de arriba, sólo le puedo recomendar que imite a los que saben. Quizá lo consiga, pero no espere que le desee suerte.

Por mi parte, quisiera vivir en una sociedad más justa y que no hubiera explotación. Que yo personalmente tenga la oportunidad de estar entre los explotadores no me parece que haga a la sociedad más justa. Mi pregunta, desde luego, no es cómo hago yo para estar arriba, sino cómo podemos lograr vivir sin explotación.