Jurados escolares

Un hombre joven y fuerte mató, uno tras otro, de 20 y 30 cuchilladas a cada uno, algunas de esas puñaladas ya por la espalda, a otros dos jóvenes que le habían acogido en su casa; a uno de ellos después de forzar la puerta tras la que se había refugiado, y, además de simular un robo, incendió la casa y dejó abierto el gas para que explotara. Y todo ello por “miedo insuperable” a que ellos, repito, ellos, sus víctimas, le agredieran. Y por esa razón fue absuelto de esos asesinatos, perdón, homicidios. Eso dijo la Justicia. ¿Que eso es increíble? Es que se me olvidó añadir que ese “temor insuperable” multihomicida era a una agresión… homosexual. No hay manera más amplia ni “generosa” de abrir la veda contra todos los homosexuales y, ¿quién sabe?, contra otros que no lo sean. También habría que prevenir en lo posible nuevos casos, extendiendo y haciendo efectivas a los jurados las penas a los jueces prevaricadores que dicten sentencias injustas a sabiendas, ya sea por prejuicios, miedo o soborno.

JOSÉ MARÍA GRANDAS MENÉNDEZ MADRID

No conozco la sentencia (y me da la impresión de que usted tampoco), pero su narración es demasiado parecida a como cuenta las cosas mi hija de diez años. Los niños siempre cuentan injusticias que claman al cielo: no hay más remedio que darles la razón. Pero nunca dicen toda la verdad, cargan las tintas y eliminan pequeños detalles molestos, no sea que abran resquicio para una duda. Por ejemplo, ¿no se le ha olvidado mencionar que uno de esos acogedores jóvenes le amenazó con un cuchillo para mantener relaciones sexuales? Las puñaladas, ¿no se las dio cuando consiguió quitarle el cuchillo con el que le amenazaba? No sé si insuperable, pero a mí, que me intenten follar a punta de cuchillo algo de miedo sí me daría.

Así contado, al estilo patio de colegio, tiene usted razón. Pero yo creo que los juicios están precisamente para valorar cada caso en toda su complejidad y superar ese estilo escolar de administrar justicia: los malos son culpables de antemano y, si alguien no lo ve así, será que también es malo, un homófobo (o racista, por qué no, una de las víctimas era negro). O es malo o, si no, estará comprado. ¡Toma ya!

Lo que siempre me ha parecido una insensatez son los jurados populares, pero esa insensatez está en la Constitución, así que ¿cómo vamos a ponernos en contra del “bloque constitucional”? ¿No nos acusarían de formar parte del “entorno” de los criminales?