Gallego póstumo

A lo largo del programa ‘59 segundos’, el Sr. Rajoy tuvo el considerado detalle de saludar a algunos de los preguntadores con un ‘bona nit’ o, incluso, con alguna expresión en euskara; sin embargo, jamás nadie la escuchó pronunciar en público una sola palabra en el idioma propio de su tierra, el gallego. En una reciente entrevista, el escritor Manuel Rivas recordaba el último informe del Consejo de Europa, donde se advierte del peligro de extinción del idioma gallego, al tiempo que señalaba que “hay una perturbación mental en quienes les resulta incómoda la lengua gallega”. ¿Cree usted, Sr. Rajoy, que un político con una “perturbación mental” de este tipo está capacitado para dirigir un país moderno y democrático?

XABIER VILA MADRID

Pues entonces, yo también tengo una pregunta para usted: cuando escribe en español, ¿por qué dice “euskara” y en cambio dice “gallego”? ¿Por qué no dice “euskara” y “galego” o “vascuence” y “gallego”? ¿Le resulta incómodo escribir en gallego? ¿No tendrá usted también alguna perturbación mental?

A mí me parece que su argumentación no puede ser más torticera. Se apoya en el (al parecer) prestigioso psiquiatra Manuel Rivas, que dice que, si a alguien le resulta incómoda la lengua gallega, sufre una perturbación mental. Díjolo Rivas, punto redondo. Además, da por hecho que a Rajoy le resulta incómodo el gallego. ¿De dónde se saca eso? ¿Porque no lo habla en un programa de tele dirigido a toda España? Es que es una sandez hablar en una lengua que la mayoría de la audiencia no entiende. Pruebe con otra cosa. A mí también me divierte bastante meterme con Rajoy; pero si se hace con algún fundamento, tiene mucha más gracia.

Por último, no sé de qué manga se saca el Consejo de Europa (o Rivas) esa barbaridad. Rivas lo dice en El Faro de Vigo, pero yo no conozco ese informe: ¿usted lo ha leído? ¡En peligro de extinción, nada menos! He consultado el atlas de la Unesco de lenguas en peligro, en cuya última edición (febrero de 2009) no figura el gallego, por supuesto, pues goza de buena salud. Eso lo sabe todo el mundo. En España, según la Unesco, sólo están en situación vulnerable el vascuence, el asturiano-leonés y el aragonés.