¿O segurata armado?

Con la supuesta intención de incrementar las garantías de seguridad de los vecinos en las ciudades italianas, el Gobierno ha aprobado y regulado las patrullas nocturnas de ciudadanos para supervisar las calles. ¿Esto no supone la abdicación de las obligaciones del Estado? Para dar muestras de raciocinio y ofrecer tranquilidad, las rondas no están autorizadas a portar armas, pero ¿acaso no son armas peligrosas los prejuicios, la subjetividad y la arbitrariedad de los cazadores que buscan un trofeo? La causa aducida por el primer ministro, Silvio Berlusconi, para aprobar con carácter de urgencia estas normas, ha sido la deplorable violación de varias chicas en distintas ciudades en un corto espacio de tiempo.

ALEJANDRO A. PRIETO ORVIZ GIJÓN (ASTURIAS)

Vaya por delante que le doy la razón, pero no sé por qué la tiene (aparte de que lo haya autorizado Berlusconi el Protervo). Cuando vivía en Estados Unidos, había Neighbourhood Watch (vigilancia vecinal), que se anunciaba con amenazadores carteles: Beware!, ¡Cuidado, aquí vigilamos los vecinos! Sé que ese somatén empezó en los 60, aduciendo la misma causa que Berlusconi: la violación y asesinato de Kitty Genovese, en Queens. Esta policía vecinal creo que aún goza de buena salud, San Obama mediante. Crimestoppers es otra organización legal que incluso ofrece recompensas por delaciones, y tampoco la creó Berlusconi. Sobran ejemplos.

¿Qué es, por ejemplo, la OCU? Esta “asociación privada independiente” no es más que una patrulla de autodefensa, que a menudo protege al consumidor frente a la delincuencia empresarial y frente al Estado, que al parecer abdica. Hay decenas de ejemplos de ciudadanos organizados para protegerse, al margen o más allá de la protección del Estado, o incluso para protegerse del propio Estado. ¿Sin armas? Salvo en el caso de los ricos, que contratan seguridad privada armada. ¿Es que esos particulares armados en los bancos o a sueldo de los ricos son más
democráticos?

En suma, ¿es como la ley de igualdad: depende de quién lo haga? ¿O como el bikini, que no es pecado en sí mismo, sino que depende de la intención con la que una se lo ponga?