¿Hay otra salida?

Tras llamarle la atención a un alumno por mofarse de mi apellido, se me encaró y me amenazó con decírselo a su padre para que me diera dos hostias. El centro le expulsó dos semanas y su madre me denunció en comisaría por agresión a su hijo. Ante mi sorpresa, todo desembocó en un juicio de faltas, por lo que decidí interponer una denuncia contra la madre por denuncia falsa. La jueza accedió a mi demanda y la multó con 400 euros. Si yo no la hubiera denunciado, el juicio le hubiera salido completamente gratis, pues en estos casos no se contemplan costas. En la citación judicial se me insta a que aporte pruebas que demuestren mi inocencia, cuando lo lógico es que fuera la parte denunciante la que lo hiciera en unas diligencias previas que determinasen o no la existencia de un juicio.

CÉSAR OREJUDO MADRID

La denuncia falsa parece que abunda más si hay un sospechoso de antemano y una víctima más protegida: el profesor fascista y el indefenso alumno, el marido machista y la pobre mujer, etc. Además, cada día hay más gente que no parece comprender que un juicio determina una verdad formal: haya pasado lo que haya pasado, a un tribunal le interesa sólo lo que se pueda probar con garantías. Hay delitos más difíciles de probar, por supuesto. Bueno, ¿y qué? Tampoco es fácil probar delitos financieros (ahí está Botín, por ejemplo) y no por ello renunciamos a la presunción de inocencia.

Junto a esto, hay una tendencia creciente a olvidar que es necesario probar la culpabilidad, nunca la inocencia. Esto no sé si proviene de las películas o simplemente de la pandemia de cretinismo que nos afecta. La carga de la prueba corresponde, desde luego, al que acusa.

Creo que entiendo el problema que señala, pero no estoy seguro de que multiplicar las denuncias sea la solución. ¿No hay ya demasiada promoción de la denuncia? Día sí, día no, se insta a la gente a denunciar (como ocurre con las mujeres). Entre el furor judicial americano (¡Conozco mis derechos!) y el españolísimo miedo a la ley (¡A que le aplico el reglamento!), ¿no habrá punto intermedio? ¿O pleitos tengas y los ganes o denuncia, que algo queda?