Dejad mi piruleta

La mayoría del Parlamento ha decidido que se supriman tres ministerios y que sus competencias se transfieran a las comunidades autonómas. El ahorro es una buena razón para suprimir lo que no es imprescindible, realizar un ERE de ministerios, muy abundantes. Los tres ministerios señalados han sido curiosamente dirigidos por mujeres. En el fondo de esa medida, tal vez subyace la idea de que la mujer se quede en casa y con la pierna quebrada. Tratándose de una idea que apoyan partidos de derechas, no me extraña. La prensa ha calculado que con el presupuesto de Vivienda se podrían comprar siete Airbus. Los partidos que lo han pedido olvidan que es un asunto que sólo depende del presidente del Gobierno.

ANTONIO NADAL PERÍA ZARAGOZA

No es “una idea que apoyan partidos de derechas”, sino que la apoyan todos los partidos, salvo el PSOE. La iniciativa no partió del PP. “Los partidos que han pedido la supresión” (todos menos el del Gobierno) tendrán que recordar lo que usted quiera, pero el presidente del Gobierno quizá no debería olvidar que el Parlamento representa la soberanía popular y que esa votación expresa la voluntad del pueblo. ¿Algo de caso no debían de hacer? ¿O basta con decir: se siente, chincha, la ley no me obliga? Me pareció indigna la actitud de Aznar, cuando no hacía caso de las manifestaciones contra la guerra. ¿Esto no es mucho peor? Aquí ya no son manifestaciones con pancartas: es el propio Parlamento y todos los partidos (menos el que se reparte los altos cargos, claro).

Esperaba que el Gobierno al menos diera una explicación. Usted tampoco da ninguna, salvo las majaderías propias de la prensa: con eso se podían comprar tres millones de canicas y, para eso, mejor no. Ah, bueno, si era obligatorio gastarlo en canicas. ¿Hacen falta tantos coches oficiales? Los ciudadanos, a través de sus representantes, dicen que no. El Gobierno dice que, cuantos más de los nuestros podamos colocar, mejor, y que a ellos nadie les quita sus piruletas. Pues vale.

Con respecto a que sean ministras, qué quiere que le diga. Ya cansa no poder decir nada como haya una mujer por medio.