Que corra la sangre

Por un error de una enfermera al administrar   la alimentación a un bebé  este fallece.  Había confundido la vía de administración. Equivocación fatal.  ¿Es justificable este error? Habrá que averiguarlo. Sin soflamas. 

JOSEP ROBERT REIG MIRÓ 

Por lo que ahora sé, como dice usted, se trata de un error de una enfermera y ya averiguará el Juzgado. Justificar puede ser, entre otras cosas: (a) probar algo (con razones, testigos, etc.), (b) rectificar o hacer algo justo; o (c) probar la inocencia de alguien. ¿Qué quiere usted decir? ¿Que podría ser aposta? Me parece sobrado malicioso. ¿Que nunca debería haberse producido? ¡Toma, claro! Ésa es la característica de todos los errores, oiga. Imagino que lo que quiere decir es que hace falta un culpable, que no basta con un error, que se necesita alguien que “pague por esto”.

Un periódico relataba la noticia y, tras explicar que el caso está en manos del Juzgado, escribía: “pero nada de eso le vale a Aziza” (la abuela). Sólo un párrafo más abajo afirmaba que el hospital se hacía cargo de todas las responsabilidades “tanto humanas como patrimoniales”, pero el periodista consideró imprescindible insistir: “de momento, ni a Mohamed ni a Aziza les basta”.

A usted tampoco le vale. No le basta. No aceptamos un error trágico y de consecuencias fatales. Tienen que rodar cabezas: que corra la sangre. Alguien tiene que ser culpable, alguien tiene que sufrir a cambio. No sé en qué mundo vivimos: cada día se piden linchamientos, que se pudran en la cárcel los malos, que aumenten las condenas, etc. En este mismo periódico leí que, en realidad, a Madoff  le salía “demasiado barata” su estafa (a tantos años por millón): da igual que el tipo se vaya a pasar el resto de su vida entre rejas. No basta. A este paso acabaremos crucificando a los reos en las cunetas de las carreteras: ¿eso ya sería bastante? Si ha sido, como parece, un error, yo me uno al dolor de la familia del niño, pero también al de la enfermera. Otra víctima. Ella afrontará su responsabilidad, sin duda, y bastante tiene con lo suyo, ¿no le parece? ¿O hace falta que también satisfaga la sed de sangre?