Soñé que soñaba

¿Qué hay detrás de estas gripes pandémicas? , lógicamente están los grandes laboratorios fabricantes del Tamiflu; y ahora productores mundiales de las vacunas que se van a poner a las personas incluidas como  grupos de riesgo de los países occidentales, porque obviamente al tercer mundo no se le va a vacunar ni en esta enfermedad ni en ninguna que les amenaza a ellos. ¿La OMS  no debería obligar a esos grandes laboratorios a fabricar estos productos a más bajo precio o hacer genéricos?

JOAQUÍN GARRIDO MENA. TORREVIEJA (ALICANTE)

Ayer tuve un sueño… Las cheerleaders de la prensa, agitando sus pompones y sus minifaldas, y enseñando sus braguitas de colores, nos pedían a los ciudadanos: ¡Dame una T! Nosotros coreábamos: Teeeee. Ellas respondían: ¡Transparencia!  Luego continuaban: ¡Dame una R! ¡Responsabilidad! ¡Dame una I! ¡Intuición! ¡Dame una N! ¡Naturalidad! ¡Dame otra I! ¡Imagen! El gran estadio electoral se venía abajo: ¡T-R-I-N-I! ¡Triiiiniiiii!

¡Fuego el dos!, gritó el comandante ZP. Apartó la cara del periscopio, se puso del derecho la gorra de visera y ordenó inmersión. A diez mil pies de profundidad se mascaba la tensión: el comandante sudaba, ¡perdón!, corrijo: tenía la frente perlada con ese sudor ético que (según Barthes) caracteriza a los héroes cuando se enfrentan a disyuntivas morales. ¿Haría blanco esta vez bajo la línea de flotación del corazón sensible del electorado! La tripulación rezaba in péctore (para demostrar laicismo). ¡Esta vez no podemos volver a fallar: acabaríamos como el colega Nemo!, repetían. El primer torpedo, el “Carme Chacón”, no había hecho blanco. ¡Si lo tenía todo!, se lamentaba el comandante insomne en su litera. Sí, pero algo había fallado. Con el corazón en vilo, seguía la trayectoria del proyectil “Trini Jiménez” en el radar del CIS.

Entonces me desperté. Qué tonterías, me dije. ¿Cómo va a ser una pandemia la ocasión pintiparada para conseguir por fin, cueste lo que cueste, otra “nueva ministra emergente”, la chica de la peli, y que suene la música mientras se besa a todo color con el protagonista leonés? Usted tiene razón y a mí se me debió ir la mano con el whisky.