Pato confinado

Potaje de garbanzos con espinacas: receta para una Semana Santa confinada

Garbanzos con espinacas y bacalao... receta con aroma de Semana Santa, incluso si es confinada, como la actual. La tradición llama al fogón, y el vía crucis del dormitorio al salón, y viceversa, será menos costoso. Este guiso tiene la fuerza de cien tambores de Calanda (Teruel) impactando en tu paladar.

Antes que nada, debemos presentarte al equipo sacro: dos súper vegetales, los garbanzos y las espinacas, y el novio de ambos en este plato, un chicarrón del norte: el bacalao, y si es en salazón, mejor, más sabroso.

A esta receta también la llaman "Potaje de vigilia" y se remonta a los siglos de las dietas religiosas, la abstinencia. La Iglesia prohibía entonces el consumo de carne los viernes de la Cuaresma, y al bacalao lo vestían de cordero. Es una receta larga pero fácil de hacer. Sencillo también repetir plato. Es asombroso ver cómo nuestros ancestros hicieron de la virtud un nuevo pecado.

➤ Cómo hacer los garbanzos con bacalao y espinacas:

La receta consiste en un potaje tradicional hecho a fuego lento. Se guisan los ingredientes junto a un majado de pan y huevo duro. La cocción dura unas horas y debe realizarse en una olla. Ofrece al final una salsa cremosa muy gustosa.

La receta de garbanzos, espinacas y bacalao

 

Receta potaje de garbanzos y bacalao

 

Ingredientes 4 personas:

  • 300 gramos de garbanzos secos.
  • 200-300 gramos de bacalao en salazón.
  • 250 gramos de espinacas frescas o congeladas.
  • 2 cebollas medianas.
  • 2 zanahorias.
  • Dos dientes de ajo.
  • Dos huevos.
  • Una rebanada de pan.
  • Una cucharada de pimentón dulce.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Una hoja de laurel.
  • Perejil.
  • Sal.

Elaboración del 'Potaje de vigilia':

 

Receta de garbanzos, espinacas y bacalao. Potaje de vigilia.
Ingredientes de la receta de garbanzos con bacalao o Potaje de vigilia. Pato Confinado.

1. Pon los garbanzos en remojo el día anterior.

2. Pon en remojo a su vez, en otro recipiente, las migas de bacalao, si están en salazón, en agua abundante para que se hidraten y pierdan su sal.

3. Al día siguiente, elabora los garbanzos con bacalao. Introduce las legumbres en una olla con el agua ya caliente. El líquido debe solo cubrirlas (y así durante toda la cocción). Llévalas a ebullición.

4. Añade a la olla una cebolla, dos zanahorias, un ajo, una rama de perejil, y una hoja de laurel.

5. Déjalos cocer durante una hora y media, si se trata de una olla normal. 20 minutos, si es express. Aunque dependerá del tipo de garbanzo.

6. Cuece mientras tanto en otro recipiente dos huevos durante 10 minutos. Resérvalos.

7. Retira la cebolla, las zanahorias y el ajo: quédate solo con los garbanzos y su caldo. Tritura las verduras sobrantes en la batidora, añadiendo esa salsa después en la cocción posterior.

8. Fríe un ajo entero sin piel en una sartén con un chorro de aceite. Retíralo y añade una rebanada de pan hasta que quede bien dorada. Retírala también.

9. Corta entre media y una cebolla (dependiendo del tamaño) en juliana y póchala en ese aceite hasta que esté blanda.

10. Añade una cucharada de pimentón a la cebolla, vigilando que no se queme. Apenas unos minutos.

11. Lleva de nuevo los garbanzos a ebullición e introduce el sofrito de la cebolla con pimentón. Puedes añadir también las verduras trituradas anteriormente. Prueba el punto de sal.

12. Tras unos minutos, echa por encima las espinacas, y déjalo en cocción.

 

Espinacas y bacalao en potaje
Espinacas cociéndose junto al bacalao. Pato Confinado.

 

13. Realiza mientras tanto el majado: en un mortero machaca el ajo frito, la rebanada de pan y un huevo duro. Añade un poco de caldo de los garbanzos para que salga una salsa espesa. Resérvalo.

14. Cuando las espinacas estén cocidas, introduce las migas de bacalao. Que estén cociéndose durante cinco minutos.

15. Añade el majado al potaje y remueve hasta que se integren los alimentos. Déjalo cocer unos minutos más. Corta el otro huevo duro (aunque es opcional) y deposita los trozos por encima del potaje. Deja que repose el guiso.

Truco: Si crees que la salsa ha salido demasiado líquida, puedes triturar unos garbanzos y con ellos espesar el caldo.

Si te fascinan como a nosotros las legumbres, puedes probar con esta receta de lentejas con verduras.