Pato confinado

Receta de habas con jamón

Receta habas con jamón
Habas con jamón.

En Pato Confinado nos declaramos "tontos del haba". Tontos de las habas con jamón, para ser exactos. Tontísimos por su sabor. Una receta sencilla, aunque su guiso requiere cierta maña. Nutritiva, sana (si no se abusa de los embutidos a diario). Además las habas están ahora en temporada, de abril a mayo (aprovecha que es muy corta).

Es un plato célebre en Granada, y por extensión del sur peninsular. Son las habitas granainas, que a veces se sirven junto a huevos fritos. Se dice que son herencia de la mixtura del Al Ándalus, de la cocina nazarí, a la que después los cristianos le añadieron -no sin mala leche, pero con inteligencia- el cerdo. Quién sabe, podría pasar: cuando las muerdas, quizás sus jugos te transporten a una huerta arbolada, a canales que tintinean a la sombra de un muro de piedra, mientras una voz estirada y lejana llama a la oración.

Cómo hacer las habas con jamón:

Se trata básicamente de rehogar las habas en un sofrito de cebolla y añadirle después el jamón. La maña está en saber integrar los sabores, que las verduras se impregnen bien, y que no quede un plato demasiado seco, guardar el equilibrio con la grasa. Tampoco que se quemen o despellejen.

Tiempo: 1/2 hora.

# La receta de habas con jamón

 

Receta de habas

 

Ingredientes 2 personas:

  • 500 gramos de habas frescas.
  • 150 gramos de jamón cortado a dados (sí es ibérico, mucho mejor).
  • 2 cebolletas.
  • 1 ajo (opcional).
  • Sal.

1 Cuece las habas:

Extrae las habas de sus vainas y ponlas en una olla con agua, o caldo de verduras o pollo. Cuécelas allí, entre diez minutos y un cuarto de hora.

2 Sofrito de cebolleta:

Haz un sofrito con las dos cebolletas. Córtalas finamente y ponlas a freír a fuego medio, vigilando que no se quemen. Puedes añadir también el ajo laminado.

3 Rehoga las habas:

Cuando la cebolleta empiece a estar translúcida, baja el fuego y añade las habas. Rehógalas con cariño, dándole vueltas con la cuchara de palo o mediante un golpe de muñeca con la sartén. Hazlo con constancia. Que se produzca la alquimia, impregnándose bien de la cebolla. Sálalas con cuidado, recuerda que las habas llevarán jamón.

4 Añade el jamón:

Repite el paso anterior pero con los dados de jamón. Échalos en la sartén y rehógalo todo junto durante unos minutos. Cuanto más se haga el cerdo, mayor será la intensidad, lo cual no siempre es bueno. Dependerá del comensal y del tipo de jamón elegido. Déjalas reposar, y ya estás listo para la oración.

➥ Si te gusta el jamón con hortalizas, prueba esta crema de guisantes.