Pato confinado

Receta de lasaña de lentejas: con boloñesa de legumbre

Lasaña de lentejas.
Lasaña de lentejas.

La lasaña de lentejas no solo es una forma divertida de tragar legumbres: es también una forma fácil de que otros se las traguen (niños, por ejemplo, criaturas programadas para contradecirnos). Casi un palíndromo, capicúa. Ya sabéis que las legumbres son el nuevo grial, proteínas de calidad, fuentes de hierro, antioxidantes, recomendación nutricional semanal, fuerza para corazones y espíritus. Y eso que las lentejas tuvieron mala fama en tiempos antiguos. Los médicos las consideraban causantes de la melancolía, el humor negro, la depresión y la locura. Hay tratados sobre el tema que se remontan a Aviñón (siglo XIV).

Como pasó con otros alimentos, hoy las hemos rescatado (allí está la historia negra del huevo). Existen desde entonces dos clases de humanos: los lentifílicos y los lentifóbicos. Si eres de estos últimos, si no hay dios o amenaza que te permita comerlas, tal vez jugando a este baile de máscaras que es una lasaña de lentejas te puedan convencer. Su base es una boloñesa de legumbres y admite distintos tipos, como las pardinas o las rojas.

Receta de lasaña de lentejas

Lentejas para lasaña.
Lentejas para lasaña. Sandra Vélez en Pixabay.

Ingredientes 4 personas:

  • 200 gr. de lentejas cocidas o de bote.
  • 1 cebolla.
  • 2 zanahorias.
  • Champiñones frescos al gusto.
  • 1 caja de placas de lasaña (usa las necesarias en función de los pisos que quieras montar).
  • 1 bote de salsa de tomate frito ecológico.
  • 1 puerro (opcional).
  • 1/2 pimiento rojo (opcional).
  • Queso rallado o en lonchas.
  • Bechamel (opcional).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Elaboración:

Debes seguir los mismos pasos que una lasaña clásica y hacer una boloñesa con las lentejas. Digamos que en esta salsa cambiamos carne por legumbre, pero todo sigue igual, sin avisos a navegantes. Las lentejas puedes cocerlas en agua (con media cebolla, hoja de laurel y zanahoria) o comprarlas de bote (lavadas y bien escurridas). Si las vas a cocer, según la clase, es recomendable tenerlas en agua el día anterior para aligerar el proceso. Tienes que preparar una salsa de tomate, o puedes comprarlo frito, pero que sea de calidad, ecológico. Haz un sofrito para la boloñesa con los ingredientes que gustes, bien pochados o al dente: cebolla, zanahorias, champiñones, pimiento rojo, puerros, calabacín, etc. Después, se trata de juntar las legumbres con la salsa de tomate y montar la lasaña de lentejas. Algunos cocineros le añaden también bechamel para que el parecido sea más completo, e incluso picante a la salsa. Otros mezclan las legumbres con guisantes cocidos (más sabroso y nutritivo). La boloñesa de lentejas sirve además para otros platos de pasta, como espaguetis. Puedes hacer de sobra y guardarla para otras recetas.

1. Haz un sofrito para la boloñesa de lentejas:

En una sartén amplia fríe la cebolla picada en un chorro de aceite de oliva. Cuando empiece a estar translúcida, añade los champiñones picados o en láminas. Puedes echarle también calabacín y zanahoria cortada en rodajas finas. Espera a que se pochen los ingredientes.

2. Añade las lentejas al sofrito:

Echa la salsa de tomate en el sofrito, deja que se reduzca, y después las lentejas escurridas. Rehógalas unos minutos. Integra bien los sabores, como si fuera una boloñesa, no tiene que quedar demasiado caldoso.

3. Monta la lasaña de lentejas:

Unta la base de una fuente de horno (preferentemente rectangular) con unas gotas de aceite para que no se peguen las láminas de lasaña. Pon las primeras piezas de pasta como base (debes seguir las instrucciones del fabricante para que después se hagan bien). Añade por encima la boloñesa de lentejas y unas lonchas o queso rallado. Vuelve a tapar con nuevas láminas. Repite la operación, monta otro piso, y culmina con las placas finales. Añade un poco de salsa de tomate en el techo de la lasaña. Espolvorea queso rallado.

4. Hornea la lasaña:

Ten el horno precalentado a 180 grados. Introduce la lasaña de lentejas y deja que se haga alrededor de diez minutos hasta que el queso esté bien fundido.

➥ Os dejo aquí una receta de lasaña vegetal, donde se incluye cómo hacer la bechamel sin mantequilla por si queréis incluirla en esta de lentejas. Se trata entonces de poner un poco de bechamel por cada piso y finalmente esparcirla por encima de la lasaña.