Pato confinado

Receta de alitas de pollo glaseadas con miel

Alitas glaseadas con miel y soja.
Alitas glaseadas con miel.

Las alitas de pollo glaseadas con miel es una receta sencilla y aromática, con un acabado algo dulce. Convierte al simplón pollo en curioso manjar. Aporta al plato originalidad pero también un recuerdo clásico que nos transporta a los tiempos en que escaseaba la sal (y se pagaba con ella el salario) y las especias. La miel ha sido utilizada desde la antigüedad para aportar sabor a carnes y platos. En esta receta se glasea la carne con la reducción de una mezcla de salsa de soja, dotando a las alitas de fuerza celestial y contraste. Se obtiene así un plato muy gustoso.

Receta de alitas de pollo glaseadas con miel

alitas de pollo con glaseado.
Alitas de pollo con glaseado. Pixabay.

Ingredientes 4 personas:

  • 16 alitas de pollo sin pluma y cortadas por la mitad.
  • 1 taza de miel.
  • 1/2 taza de salsa de soja.
  • 1 taza de zumo de naranja.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Elaboración:

Es importante sellar la carne de las alitas al principio pasándolas por la sartén a fuego medio alto. La mezcla del glaseado puedes elaborarla en un recipiente o añadirla directamente en la sartén. Calcula las cantidades para que pueda reducirse con facilidad (la salsa no debe cubrirlas del todo).  Después debes tratarlas con mimo: mientras se reduce vas removiendo e impregnando el pollo con una cuchara hasta conseguir el color de caramelo. El resultado tiene que ser unas alitas marrón brillante. Puedes acompañarlo de un puré de patatas o de unas chips de zanahoria asadas al horno. Para el glaseado algunos cocineros le añaden cítricos, como jugo de limón, lima, naranja, o incluso cerveza, y también semillas de mostaza o semillas de sésamo. Según la receta, se le echa cebolla cortada en juliana y una cucharadita de jengibre en polvo mientras se fríen las alitas. Acepta también picante y cilantro o perejil picado. Otros prefieren hacerlas al horno, dejando marinar el pollo con la mezcla de miel y soja durante toda la noche.

1. Sella las alitas:

En una sartén amplia pon a calentar un chorro de aceite de oliva y dos dientes de ajo con su piel y con un corte en la mitad. Salpimenta el pollo (recuerda que la soja lleva sal). Añade las alitas cuando esté caliente y tenlas en el fuego hasta que se doren. Dales la vuelta de vez en cuando.

2. Haz la mezcla del glaseado:

En una olla pequeña echa la salsa de soja, la miel y el zumo de naranja. Caliéntalo para que se mezclen bien los ingredientes y se reduzca un poco.

3. Glasea las alitas con la miel:

Añade la mezcla a las alitas y ve removiendo, impregnándolas, mientras se reduce la salsa. Tienen que quedar totalmente glaseadas: con la salsa muy reducida y caramelizada la piel. La carne tiene que estar bien hecha.

➦ Continuamos con una receta de pollo al ast.