Pato confinado

Receta de merluza a la romana

Merluza a la romana con ensalada.
Merluza a la romana con ensalada. Pato confinado.

A pesar de su apellido italiano, es una de las recetas populares de España. Clásico entre los clásicos, la merluza a la romana es un modo sabroso de cocinar este pescado, y tiene además la virtud de que puede comerse tanto tibia como caliente. Si la merluza es de calidad, alcanzarás el cielo con el vestido sutil que le proporciona la harina y el huevo. La fórmula también se emplea con los calamares y otros pescados, como el bacalao fresco. El truco está en el buen rebozado, pues consigue que el pescado siga jugoso por dentro. Normalmente se utilizan las rodajas o lomos de la merluza. Suele servirse con una guarnición de ensalada o patatas cocidas.

Receta de merluza a la romana

Merluza rebozada a la romana.
Merluza rebozada a la romana. Pato confinado.

Ingredientes 4 personas:

  • 2 rodajas o lomos de merluza fresca por persona.
  • 2 huevos.
  • Harina de trigo.
  • Aceite de oliva.
  • 1 limón (opcional).
  • Perejil (opcional).
  • Sal.

Elaboración:

Tienes que salpimentar el pescado y enharinarlo, rebozarlo con el huevo batido, y después freírlo en aceite caliente. La merluza debe estar seca, puedes pasarla antes por papel absorbente. El resultado ideal es suculento por dentro y dorado por fuera. Algunos cocineros le añaden perejil y/o un ajo picado. El tiempo de fritura dependerá del grosor del pescado, pero es interesante sacarlo jugoso (pocos minutos por cada lado). A veces se sirve junto a un limón para que los comensales le añadan un chorrito de su jugo, consiguiendo así un matiz más ácido.

1. Reboza las rodajas de merluza y fríelas:

Salpimentea el pescado. Pásalo primero por harina (sacude los excesos) y después por los huevos batidos (que se impregne bien). Si quieres añadir perejil picado o ajo, échaselo al huevo. Ten el aceite preparado en una sartén: abundante y caliente. Cuando tengas lista cada rodaja, la pasas por la sartén durante unos minutos, hasta que quede dorado el rebozado. Si el aceite no cubre del todo el pescado, dale la vuelta para que se haga por ambas partes. Añádele una pizca de sal a las merluzas a la romana. Vigila con que no se hagan demasiado y queden muy secas. Una vez hechas, es recomendable pasarlas por papel de cocina absorbente para retirar parte del aceite de cada pieza.

➦ Seguimos con una merluza en salsa verde.