Pato confinado

Receta de col rellena

Receta de col rellena.
Col rellena.

La col rellena es una receta que parece tenerlo todo. Incluye en un mismo plato hortalizas, granos y proteínas. Parece salida del sueño místico de un nutricionista. Además, permite tantas variaciones en el relleno como imaginación tengas en la cabeza. Esta es una receta popular en muchas regiones del mundo, de Asia a Europa. Cada país o cocinero le añade sus salsas, especias y sabores. En su versión más sencilla, es perfecta. La col es la madre superiora de las hortalizas: hermana al ingrediente huérfano. Se le da un ligero toque de horno que armoniza el conjunto. La col hace de sobre, de contenedor, marcando textura y sabor. Combina muy bien con el arroz y la carne picada, pero también se utilizan elementos vegetales en el relleno (pimientos, berenjenas, calabaza, patatas hervidas y otras verduras rehogadas) o gambas, o pollo asado... Suele acompañarse de una salsa de tomate.

Receta de col rellena

Col china.
Col china para rellenar. Johennlee en Pixabay

Ingredientes 4 personas:

  • 8 hojas grandes de col (mejor si es tipo chino).
  • 300 gr. de carne picada (de cerdo, ternera, o mixta).
  • 2 zanahorias medianas.
  • Un vaso de arroz (puede ser integral o salvaje).
  • Tomate triturado.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Pimienta negra.
  • Sal.

Elaboración:

Como el relleno puede variar, aquí se trata de comprender cómo funciona el rollito de col. Debes escoger una variedad de este vegetal que te permita el juego (con las hojas grandes y flexibles). Se utilizan las exteriores y más firmes para poder proceder con facilidad. El tamaño del rollo variará en función de las hojas que escojas. Estas se escaldan durante unos minutos para conseguir la flexibilidad necesaria. Con un cuchillo se raspa el nervio final de la col para que puedas enrollarlas sin problema. Después se pone el relleno en el centro de la hoja (vigila con la cantidad) y se enrolla todo. Algunos cocineros en vez de arroz le añaden patata hervida y machacada tipo puré. Otros prefieren asarlas en salsa de tomate con un pelín de caldo para que salgan más jugosas. Admite también salsa de soja, champiñones, calabacines, calabaza, etc.

1. Haz el relleno:

En una sartén pon a freír los dientes de ajo picados, la cebolla y la zanahoria cortada del mismo modo. Cuando la cebolla empiece a estar translúcida, añade la carne picada (al gusto, dependerá de si te gusta más carnívora o si prefieres que lleve más arroz). En otra olla, pon a cocer un vaso de arroz en agua. Retíralo cuando esté al dente (debe salir seco, si es necesario, escúrrelo).

2. Haz los rollitos:

Añade un par de cucharadas de tomate triturado a la mezcla de carne (sin pasarte, es para dar sabor y color). Deja que se sofría durante unos ocho minutos. Echa el arroz y apaga el fuego. Mézclalo bien. Añade pimienta negra y un punto de sal. En una olla grande ten agua caliente. Separa las hojas de col, lávalas y échalas para que se escalden unos minutos (según la olla, te cabrán de dos en dos). Pon las hojas bajo agua fría y después en un colador. Con un cuchillo, raspa la parte dura del nervio. Sobre una fuente prepara los rollos: extiende la col y en su centro añade el relleno. Operando desde la parte exterior de la hoja, cúbrelo, cerrando la envoltura. Deposita cada una de ellas en una bandeja de horno.

3. Hornea la col rellena:

Ten el horno precalentado a 180 grados. Hornea las coles durante cinco minutos. Sácalas del horno y deja que reposen. Puedes servirlas con un poco de salsa de tomate.

➥ Seguimos con un guiso de níscalos con patatas.