Pato confinado

Receta de 'frittata di spaghetti' (tortilla de espaguetis con queso)

Frittata di spaghetti o tortilla de espaguetis.
Frittata di spaghetti o tortilla de espaguetis.

A medio camino entre un plato de pasta y una tortilla, la frittata de espaguetis es una de las grandes recetas de aprovechamiento de Italia. En España, si nos sobra algo de pasta del día anterior, a veces la tiramos, o la recalentamos de mala manera (perdemos matices y convertimos los espaguetis en una criatura salida de un relato de Lovecraft). Los maestros italianos están aquí para enseñarnos el camino. Es una idea sencilla: haz una tortilla con las sobras de la pasta, añádele quesos variados, quizás algo de proteína -como beicon, jamón o salami- y disfruta como si estuvieras delante de un plato nuevo. Puedes hacer también la frittata con ingredientes frescos (cueces la pasta para la receta) o aprovechar las sobras de unos espaguetis a la carbonara o a la boloñesa, por ejemplo. Los quesos que se usan son variados y a veces se mezclan: emmental, gruyer​, parmesano, mozzarella, curado, ahumado... El procedimiento es muy similar al de una tortilla de patatas. El resultado debe quedar bien dorado.

Receta de 'frittata' de espaguetis

Ingredientes 2 personas:

  • 200 gr. de espaguetis que te hayan sobrado del día anterior.
  • 3-4 huevos.
  • Queso rallado, queso emmental, gruyere, parmesano o el que tengas a mano.
  • Tomillo.
  • 1 diente de ajo.
  • Un puñado de tacos de beicon o de jamón.
  • Un chorrito de leche (opcional).
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.

Elaboración:

Si tienes pasta del día anterior, úsala. Si no, cuece unos espaguetis y luego montas tu tortilla con los quesos y los trocitos de jamón o beicon. Acepta otros ingredientes (setas, pimientos, cebolla, etc.) y también salsa de tomate. Funciona con un solo queso o con una mezcla de varios. Puedes cortar el queso en daditos o añadirlo rallado. Lo suelen aderezar con plantas aromáticas, como tomillo, orégano o albahaca. Los espaguetis tienen que quedar bien impregnados por los huevos batidos para que después salga una tortilla dorada y compacta, en la que se entrevea la sinuosa forma de la pasta. Deben estar al dente antes de convertirlos en tortilla.

1. Corta el queso y el beicon:

Corta en daditos el queso y haz lo mismo con el beicon, jamón o panceta (trozos finos). Reserva. En un bol pon los espaguetis ya cocinados y añádeles un chorrito de aceite de oliva. Remueve bien y reserva. En otro bol (grande) añade los huevos cascados. Échale especias aromáticas, como una pizca de tomillo, por ejemplo, y sal. Añade un chorrito de leche (opcional) y un puñado de queso rallado. Bátelo bien. Echa los trozos de beicon y el queso que tenías reservados. Vuelve a mezclarlo.

2. Fríe la tortilla de espaguetis:

Añade los espaguetis a la mezcla que tienes en el bol grande. Remueve de nuevo, que queden bien impregnados. En una sartén amplia y antiadherente, echa un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté caliente, aromatízalo con un ajo entero, durante unos minutos. Retira el ajo y añade la tortilla de espaguetis. Reparte bien los ingredientes con una cuchara de cocina, que cubran toda la superficie de la sartén. Apriétalo un poco. Deja que se cocine con la tapa durante unos 10 minutos (muévelo un poco para que no se pegue). Dale la vuelta con la misma tapa o un plato. Debe salir bastante dorada en la superficie. Cocina la otra cara de la tortilla, esta vez sin la tapa, durante unos cinco minutos. Sírvelo inmediatamente.

Seguimos con una receta de risotto de setas y queso parmesano.