Pato confinado

Receta de salsa para pimientos del piquillo rellenos

Salsa para pimientos del piquillo rellenos.
Salsa para pimientos del piquillo rellenos.

Los pimientos del piquillo rellenos son un plato estupendo, lleno de matices, de juegos traviesos en las papilas, como muñequitas rusas desplegando sus encantos a cada bocado. Son algo complicados de hacer si son caseros (requieren la paciencia del faquir y el sacrificio monástico). Por suerte los venden ya preparados en los supermercados, y lo cierto es que hay marcas con un resultado más que satisfactorio, especialmente si hablamos de los rellenos de bacalao o de marisco.

El problema con este plato es que debe ir acompañado de una salsa como Dios manda, de una salsa de pimientos del piquillo anaranjada, para ser más exactos, y aquí, por muy vagos y gastromaleantes que seamos, no podemos fallar.

Por suerte, la salsa para los pimientos del piquillo rellenos es fácil de hacer. A continuación te explicamos los pasos. Después calientas los pimientos precocinados en ella, dentro de una sartén, y los tendrás listos para comer. Se basa en una mezcla de piquillos, vegetales, vino blanco y crema de leche, aunque algunos cocineros también le añaden salsa de tomate de frito.

Receta de salsa para pimientos del piquillo rellenos

Ingredientes 4 personas:

  • Pimientos del piquillo rellenos de bacalao precocinados (3 por persona).
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 trozo de puerro (la parte blanca).
  • 2 dientes de ajo.
  • Crema de leche para cocinar.
  • Varios pimientos del piquillo de bote.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

1. Prepara el sofrito:

Pela la cebolla y pícala. Haz lo mismo con un trozo de puerro (la parte blanca) y varios dientes de ajos. Ponlos a pochar en una sartén, a fuego medio-bajo, que se hagan y no se doren en exceso. Cuando los vegetales estén tiernos, añade un chorro de vino de blanco para que se hidrate el conjunto. Espera a que se evapore el alcohol.

2. Añade los pimientos del piquillo y tritura:

Introduce en el sofrito varios pimientos del piquillo (la cantidad va al gusto, pero piensa que cuantos más pimientos eches mayor sabor tendrá la salsa, y su sabor puede comerse el conjunto). Remueve para que se integren en el sofrito. Echa un chorro de crema de leche para cocinar, un puntito de sal, y sigue mezclando. Después pasa el resultado por la trituradora en un recipiente hasta que se forme una salsa homogénea de color naranja. Si ves que la salsa te ha quedado demasiado espesa puedes añadir un pelín de agua o más crema de leche. Pon luego en una sartén la salsa, añade los pimientos del piquillo rellenos, cúbrelos con la salsa de alrededor, tápalos, y deja que se calienten durante unos cinco minutos.

➥ Seguimos con una receta de champiñones en salsa de vino blanco.