Pato confinado

Receta de espárragos blancos en salsa holandesa

Espárragos con salsa holandesa.
Espárragos con salsa holandesa. Foto: Marco Karch/ Pixabay.

Los espárragos blancos están en temporada y son un alimento magnífico, tanto por sus propiedades nutricionales como por su sabor. Servidos con salsa holandesa y un poco de queso gratinado, tendrás un entrante o primer plato más que sugerente. Tienes que pelar los espárragos y hervirlos con un poco de mantequilla o aceite. Para la salsa holandesa es necesario clarificar la mantequilla, utilizando solo el suero que queda en la superficie una vez la hayas derretido.

Esta salsa, que también se usa en otras recetas, como en los huevos benedictinos, se hace con yemas de huevo y la mantequilla clarificada. Tienes que emulsionar la salsa poco a poco, utilizando un hilo de la mantequilla mientras vas batiendo. Después, sirve los espárragos con la salsa por encima.

Receta de espárragos blancos en salsa holandesa

Ingredientes 2 personas:

  • 6 espárragos blancos de Tudela.
  • 2 yemas de huevo.
  • 200 gr. de mantequilla.
  • Jugo de medio limón.
  • Perejil picado o cebollino.
  • 1 loncha grande de queso fundible, tipo Havarti.
  • Sal.

1. Pela los espárragos y cuécelos:

Corta la raíz del espárrago (la parte más dura) y pélalos con un pelador, siguiendo las líneas de las hebras. Ponlos a hervir en una olla con agua (que justo los cubra) con un poco de sal. Añade dos cucharadas de mantequilla. Tenlos cociéndose durante unos diez minutos o hasta que estén tiernos.

2. Haz la salsa holandesa:

Para la salsa holandesa tienes que clarificar la mantequilla (unos 150 gr. para dos personas). Debes ponerla en una olla y fundirla a fuego muy bajo. Cuando se haya derretido, quédate solo con la parte superficial y más líquida de la mantequilla. Usa un cazo o decántalo con cuidado. Bate en un bol las yemas de huevo y ve añadiendo poco a poco, en forma de hilo, la mantequilla clarificada (la parte más líquida), mientras sigues batiendo. Tienes que conseguir que emulsione. Echa un pelín de jugo de limón.

3. Emplata los espárragos con la salsa holandesa:

Saca los espárragos del agua de la cocción y sécalos con papel de cocina. Ponlos juntos en una fuente. Añade la salsa holandesa por encima y una o varias lonchas de queso. Gratina los espárragos por unos minutos en el horno (lo justo para que se funda un poco el queso), o en el microondas, o con un soplete de cocina. Espolvorea perejil picado o cebollino.

➥ Seguimos con una receta de crema de espárragos blancos con berberechos.