Pato confinado

Recetas de macarrones con carne picada y salsa de tomate

Macarrones de carne picada.
Macarrones de carne picada. Foto: Shutterbug75/ Pixabay.

La carne picada y los macarrones combinan en un punto lujurioso. Ambos se aportan contenido, como dos espías en un puente fronterizo: la pasta absorbe muy bien sabor, y la carne, cocinada con verduritas y un punto de tomate, transforma esta receta en un tango salvaje.

Es un clásico de las comidas sencillas, un plato que gusta a los niños, y solo necesitarás carne picada (mezcla de cerdo y vacuno, para que salga más jugosa), salsa de tomate frito y hortalizas al gusto, como la cebolla, el puerro o el ajo. Si le añades zanahoria, estarás ya en camino de una boloñesa. También acepta setas y un trozo de tocino que siempre refuerza la pasta. Otros le echan chorizo y jamón, que se adaptan igualmente a este tango. Lo importante es sofreír bien la carne picada para que no salga cocida y pierda sabor.

La cantidad de salsa de tomate va también al gusto, pero si lo combinas con un poco de mantequilla y un buen queso, no necesita demasiado (el tomate se come mucho el sabor). Sé generoso con la cebolla, que le dará consistencia y armonía. En el caso de que no gratines los macarrones, es recomendable saltear la pasta en la salsa, con un poco de su caldo, para que se ligue y salgan más cremosos. Mediante un golpe de muñeca, haz que salten sobre sí mismos mientras la salsa espesa. También puedes hacerlo, si no tienes práctica, con una cuchara de madera, removiendo con cierta energía y ritmo.

Receta de macarrones con carne picada

Ingredientes 4 personas:

  • 400 gr. de macarrones.
  • 1/2 kilo o un poco más de carne picada (mezcla de vacuno y cerdo).
  • Daditos de jamón serrano.
  • 1 cebolla grande.
  • 1-2 dientes de ajo.
  • Queso rallado (puede ser gruyer, emmental o tipo parmesano).
  • 1 trocito de puerro (opcional).
  • Salsa de tomate frito casero.
  • 1 nuez de mantequilla (si quieres que salga más cremoso).
  • Pimienta negra.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Prepara la salsa:

En una sartén amplia, con un chorro de aceite de oliva caliente, pon a pochar la cebolla picada. Agrega también el diente de ajo picado, y un trocito de puerro (la parte blanca y tratada del mismo modo). Cuando la cebolla esté hecha, añade la carne picada y los daditos de jamón y sofríelo a fuego medio-fuerte. Echa sal y pimienta negra. Remueve y separa la carne con una cuchara de madera. Cuando veas que se ha hecho la carne, agrega varias cucharadas de tomate frito y mézclalo. Mientras tanto, ve cociendo los macarrones en agua, siguiendo las instrucciones del fabricante.

2. Saltea los macarrones en la salsa:

Añade a la salsa una nuez pequeña de mantequilla. Remueve y espera a que se deshaga. Agrega los macarrones a la sartén junto a un pelín del caldo de su cocción. Echa un poco más de sal y abundante queso, y saltéalos hasta que se ligue la salsa. Añade un poco más de queso por encima y sirve los macarrones calientes.

➥ Seguimos con una receta de lasaña de lentejas.